ribbon

martes, 12 de febrero de 2008

Martes 11 de febrero de 2008 7 AM, me levanté para bañarme y arreglarme porque tenía que llevar a mi abuelo, un señor de más de 90 años, a firmar la supervivencia. La supervivencia es un requisito que, los pensionados tienen que firmara cada seis meses para confirmar que siguen vivos y que "la fortuna" que les pagan no vaya destinada al beneficio de alguien más. Ese trámite se hace en el Seguro Social, mismo que así como da beneficios no es una clínica privada. 8 AM, me planchaba el cabello,me acomodaba la venda en mi tobillo lastimado y preparaba mis cosas para irnos al seguro. Eso me llevó como 45 minutos. Alrededor de las 9:45 AM mi abuelo me gritó para irnos. Él ya estaba listo, bañando, con su ropa limpia, mi mamá le había dado el desayuno y estaba en la puerta dispuesto a ir a firmar la dichosa supervivencia, porque si no vas se hace un lío que bueno....ya saben pura burócracia por $3. Bajé, llamé un taxi, nos fuimos llegamos a las 10:15 AM al seguro. En cuanto llegamos comenzé a sentirme mal: el olor caracteristíco de los hospitales y clínicas siempre me altera el pulso y hace que me duela el estómago. Pero teníamos que firmar. La fila era larga y conformada completamente por adultos mayores. Soy muy asquerosa y percibo todos los olores: el señor de adelante olía muy mal y la señora de atrás casi me provocó una náusea terrible. La gente de todos los estratos sociales entraba y salía del lugar...los olores se mezclaban: desde el sudor, el olor a recién levantado, el perfume Calvin Klein original, el pirata, los señores limpios, los que pedían, los gritos de los vendedores el anuncio de "doctor tal a tal lugar" o "persona x es su turno". Las señoras recién paridas, todo mundo caminaba por ahí y la fila no avanzaba. Mi abuelo se sentó, ya es muy grande para aguantar de pie. Comía un yogurth, mismo que, varios señores lo veían con expresión de "quiero una probadita"...me sentí mal , pero para ese rato ya le habíamos dado $1 a un señor que no tenía un pie y mi abuelo dijo "Un peso porque ese señor siempre pide dinero y fíjese ´mija que todos le van a dar, entonces si a diario viene y si todos le dan de $1 si junta dinero" La fila ya había avanzado a un poco más de la mitad, ya no sabía para donde voltear porque mi náusea era mucha y las imagenes eran muy poco agradables. Faltaban como cuatro personas para llegar a firmar y mi abuelo me dijo que iba al baño. Se tardó mucho. La señora de atrás me dijo "Mija, ve por el señor, alcabo nadien (sic) se mete" fui por mi abuelo. La sensación de que me había hablado con ese autoridad que , posiblemente le confiere su edad, había aumentado mi náusea. Era la misma sensación que me provocan los señores que "solamente porque son adultos mayores olvidan sus buenos modales: decir por favor y gracias o subir al camión sin considerar a las demás personas"...en fin regresamos y esa señora que me había dicho que cuídaba el lugar dijo "No aquí voy yo" me molesté, pedí permiso a otra señora y un señor limpio dijo "Sí dejen al señor, ya llevaba como una hora en la fila".Firmamos. Le di las gracias al señor que dijo que si estabamos formados y a la señora que amablemente nos cedió su turno. Caminamos hacia afuera, los olores me abandonaban, había pasado sólo una hora quince minutos y vi otro mundo, otra realidad, otra perspectiva. Tomamos un taxi. De regreso a casa no podía dejar de pensar en como puede haber gente que tenga a sus ancianos en tal descuido. Sé que los adultos mayores son tercos, que incluso tanto como los niños. Mi abuelo aveces dice que quiere sembrar o si no están las cosas en el momento que las pide hace rabietas o pide refresco y de repente dice que había pedido jugo, a veces me desepera pero no por eso lo dejamos desaseado y en el abandono. Hace una semana escuché en el radio que dentro de 30 años o 35 años todos los que ahora tenemos entre 20 o 25 años seremos adultos mayores. Una maestra que me dió linguistíca decía "yo no tengo hijos pero tengo mis ahorros para pagar para que en mi vejez me cuiden" y en su momento pensé "que bien,que sensato" porque no tengo hermanos y creo que tampoco hijos. Pero aunque pagues y te vayas a una casa de retiro no garantiza nada y el tener una familia tampoco garantiza, aunque quizá debería, una vejez digna. Sólo sé que tenemos que vivir y que , un extraño presentimiento, me dice que no cumpliré nocenta y tantos con la vitalidad y lucidez de mi abuelo. Vivamos para envejecer agusto y tener que platicar porque en la vejez uno platica. video de los auténticos decadentes "GENTE QUE NO" hay gente que vive una vejez digna, hay gente que no. Hay gente de mierda y hay gente que no. Hay gente que llega a vieja, hay gente que no ....la canción no dice eso pero se me vino a la cabeza.

3 comentarios:

Devrayer dijo...

Los abuelos...
kien dice ke no son unas perzonas muy sabias ... pero de eso a ke sean terkos no existe una gran diferencia y es verdad los abuelos ciertamente son perzonas kaprichozas, kiza su experiencia y el hecho de ke hallan vivido lo ke nosotros vivimos dia kon dia les da ese aire acido al decirnos las kosas tal y komo son yo rekuerdo mucho a mi abuelo era un buen escritor, buen periodista y sufria mucho kon mi abuela, ya ke tenia alzheimer, pero decia ke era la mejor esposa del mundo y pues, para mi los 2 (por parte de mi padre porke a los otros kasi ni los konoci) fueron perzonas muy pero muy especiales y pues asi es la vida y si no nos matamos antes kreo ke llegaremos a viejos y probablemente si el internet no kambia mucho podamos leer kosas asi de nuestros nietos jejeje kuidate flaka te mando besos ha por cierto ya me akorde del pasword de mi blog ai ke kuando pueda pondre algo interezante jejejej ciao

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
devrayer dijo...

???????????