ribbon

jueves, 7 de agosto de 2008

Hoy recordé que ONCE UPON A TIME....

Mi mamá se hizo cargo de hacerme una persona segura a pesar de las alergias, los aparatos ortodoncistas, franquear las preguntas de ¿dónde está tu papá? Y demás. Como siempre he vivido con mis montones de pastillas para todos “mis achaques” se me hacía normal, también se me hacía normal ir a los campamentos, cursos de verano y demás. En la escuela siempre me fue “bien” (PERDÓN, AUN ME VA MUY BIEN, FREGÓN), nunca sentí o he sentido presiones por obtener un 10 o una buena calificación. Recuerdo que cuando estaba en el Kinder en primer año iba a las clases y ya pero en tercero fue un parte aguas: yo era la “consentida” de la maestra era “su flaca, su flaquita, su “Viviana la flaca” (así que desde ahí viene que me digan flaca, desde que tenía 5 años) pero la maestra nos quería mucho a todos. En tercer año aprendí a leer y a escribir creo que fue por eso que cuando entré al instituto bilingüe en primer año ya no tenía obligación de cubrir esas necesidades y aprendí inglés cual esponja absorbiendo el agua. En ese instituto casi todo era perfecto salvo porque sólo éramos siete alumnos en mi grupo. Creo que en total la escuela tenía algo así como 25 o 30 alumnos. La atención era mega personalizada .Hasta antes de la hora del recreo nos daban clases en español la otra mitad todo era en inglés. Los viernes eran los “ FrEEday Movie” porque veíamos películas en inglés y había rally educativo. Como no tenía hermanos ni perro que me ladrara mi madre decidió cambiarme de escuela, esto porque no quería que fuera una “niña tímida, antisocial” o alguien similar. Me cambió a un colegio de monjas que para no hacerles el cuento largo era un lugar, que a mis siete años, se me hacía un millón de veces más grande que el instituto bilingüe. Mi grupo era de tan solo 45 alumnos, así es 45, por mucho la población total de mi anterior escuela. Para mí ese nuevo colegio era un mundo. Recuerdo que me aburría horrible en las clases de inglés porque “ya me lo sabía” y de las clases de catecismo / religión bueno... otra sesión de aburrimiento. Aparte yo usaba el transporte escolar porque mi mamá no podía ir por mí. La primera vez me dijo la señora del transporte “aquí te esperas, yo vengo por ti y luego ya te vas a poder ir sola porque te vas a saber el camino”… cuando se acabó la clase esperé donde me habían dicho, la señora nunca llegó. En medio de un colegio enorme y nuevo, con siete años, sin saber a donde moverme comencé a llorar (no a grito abierto pero si sentía como las lágrimas surcaban mi cara) veía el gafete de transporte colgando de mi cuello. De repente llegó una niña que había visto en mi salón, se acercó me dio un pedazo de papel para que me limpiara las lágrimas y los mocos; me dijo “Hola , soy Adriana me voy en el mismo transporte que tú, vente ” La verdad sentí que era mi salvadora, me levanté , me dio la mano luego dijo que ella sabía donde estaba el transporte PORQUE SU HERMANA MAYOR ,su hermana estaba en quinto año, le había dicho donde se estacionaba el vagón. La señora cuando me vió llegar dijo : “ayyy mija se me olvido ir por ti” , aja jajá ¿Apoco?. Ese día pasaron TRES cosas: ME DI CUENTA DE LO BUENO QUE ERA TENER HERMANOS Y SI ERAN MAYORES MEJOR, SUPE DONDE ESTABA MI TRANSPORTE Y LO MEJOR: ADRIANA Y YO NOS HICIMOS AMIGAS, mejores amigas. Luego de ese paréntesis, les cuento que la maestra tenía su alumna consentida: era una niña del Defectuso , digo del DEFE, perdón del DF. En ese grupo no me sentía agusto: ni por lo extenso, ni por las clases, aparte me daban matemáticas antes del recreo (odio las matemáticas. Y justo me daban ganas de orinar antes del recreo y no iba porque la maestra me iba a decir que primero resolviera un problema y nunca podía resolverlos) la maestra siempre pasaba a a la niña del DF. Siempre decía “Háganlo como ella, así como ella lo hace así se hace”. Si había exposiciones de trabajos siempre exponían los de ella, en fin en ese grupo de cuarenta y tantos solo había una alumna. Perdón casi olvido decirles que era un colegio de “PURAS NIÑAS”. Para aderezar mi poca agradable estancia, un día se me tiró un vaso con chocomilk , la maestra me dejo afuera del salón todo el día y regañó a Adriana porque se quiso salir para hacerme compañía, luego, una vez no saqué bien ningún problema me puso un cero a la largo y ancho del cuaderno y¡¡¡¡¡¡ con rojo!!!!!!. Después me regañó porque me habían firmado la calificación sin regañarme cuando le dije “Mi mamá dijo que no pasa nada que si no me equivoco no voy a aprender pero que no es bueno ponerle a un niño un cero” la maestra se puso furiosa, ¡SÒLO LE DIJE LO QUE MI MAMÀ ME HABÌA DICHO! Y hasta llevaba un recado firmado por mi sacro santa y mil veces heroíca madre. Eso es lo bueno de que mi madre sea maestra porque luego resultó que mi mami jojojoj era la jefa / (es aun) de esa maestra y se la puso como chancla vieja por ir poniendo ceros a diestra y siniestra. Bueno eso luego les cuento. Ah y la maestra me dijo “PERO TE LA PASAS EQUIVOCANDÓTE Y NO APRENDES” Me volví insegura, ya no quería ir a clases, sentía que no tenía caso y pensar que solo era segundo de primaria. Si supieran como me hizo padecer esa maestra, ahh porque luego se enojó cuando la “teacher” dijo que no tenía caso que tomara las clases de inglés que sabía incluso más que los de sexto…la maestra se opuso y tenía que fletarme las clases , lo único que aprendí: LOS REZOS EN INGLÉS, YA SABEN, el ave maría, el padre nuestro, el credo, amazing Grace y pues ya. Esa maestra era odiosa. Cuando comenzamos a ver mis tan amadas tablas de multiplicar la odié más ¿POR QUÉ? Porque se le ocurrió que las hiciéramos con sopa, es decir 5 X 1 = 5 Y PONÍAMOS cinco sopas de algo, el por con un marcador luego uno con sopa, el igual con un marcador y luego cinco sopas como resultado…así con cada tabla, así que los invito a que se imaginen la plasta que teníamos por cuaderno de matemáticas conforme avanzamos con las mentadas tablas. En segundo solo fui acumulando odios: a la sopa, a la niña del defe que no nos dejaba espacio para nada, al color rojo, cree aversión a las matemáticas y no le encontraba el sentido de ir a clases. Casi lo olvido: por la dislexia tengo pésimo sentido de la coordinación y orientación y confundía las letras , en aquel entonces era un caos, así que imaginen lo que sufría en las clases de danza cuando el maestro decía ¡a la izquierda, a la derecha pan pan pan, pimienta, niñas, pimienta!! Como me pesaba oír eso, el maestro todo emocionado y yo tratarando de distinguir la izquierda de la derecha. Cómo le podía hacer entender al maestro que mi mami me tenía que dejar los zapatos solo para meter los pies porque no distinguía entre izquierda y derecha, cómo le explicaba que mi tratamiento para la dislexia iba comenzando cómo le explicaba que me desesperaba porque no encontraba las palabras para decirle todo eso y peor aun cómo le hacía para soportar todas las burlas de las demás niñas , menos de Adriana, porque mientras todas iban para un lado yo iba para el otro. Aun así no me quejé, no lloré, no iba haciendo rabietas, mi mamá me había dicho una vez que “todos éramos diferentes no debíamos generar lástima”. Que se rieran de mí todo lo que quisieran..les alargaba la vida... que me tuvieran lástima jamás porque ni yo me la tenía, sentía algo que ahora sé era impotencia. NOTA: Adriana es una buenza en Danza, de hecho creo que anda en algún lugar de Europa con el grupo de danza Las calificaciones bajaron, no mostraba interés por nada, me quedaba dormida en el transporte, no me aprendí las tablas de multiplicar y no muchas cosas. ¿Dónde había quedado la niña vivaz que participaba en todo? No sé donde había quedado pero ya no existía. Adriana vivía a unas cuadras de mi casa y el hacer las tareas juntas y cosas parecidas no dio resultado. Como mi mamá es maestra me ayudaba en la casa , por eso no reprobé el año . Cuando les explicó mis dislexia simplemente dijeron que “NO ESTABAN PREPARADOS PARA TRATAR CON ALUMNOS ESPECIALES” jajajajajajajajajajaj !!!! Resultó que en ese “RENOMBRADO Y PRESTIGIADO” colegio no sabían como tratar la dislexia. Mi mamá no pedía un trato especial pedía PACIENCIA Y DISPOSICIÓN. No obtuvimos ninguna. Cuando llegaron las clases de computación fue otra vez el aburrimiento. Llegué prendí la computadora y para mi sorpresa la clase comenzó con “LOS NOMBRES DE LAS PARTES DE LA COMPUTADORA” ¿Era una broma? No, no lo era, pero aguanté, ya no quise que mi mamá les dijera “ ES QUE DEBIDO A SUS ALERGIAS TIENE QUE HACER OTRAS ACTIVIADES QUE NO SON PRECISAMENTE ANDAR TREPANDO ÁRBOLES O ARMANDO CASAS DE CAMPAÑA O ENLODANDOSE” Cosas que sí hacía pero generalmente iba a cursos de computación, de teatro, de modelado (que nunca me salió nada bonito) los que mas disfruté fueron los de teatro, de lectura, computación, inglés en conversación y foto. Hubo un curso de computación en que yo tenía 8 años y los demás tenían de 12 años en adelante. El caso es que en ese colegio tuve que lidiar con las clases de danza, las de inglés, y la maestra…ah y las niñas que se “creían mucho”, ya saben las típicas niñas odiosas de cualquier colegio. Ahhhhh y como a mi madre le cagan los zapatos colegiales se burlaban de mi porque yo no usaba el zapato colegial de cinta, llevaba zapatos de dos trabas (esos con dos correas de la famosísima marca mickey o elefante) , total que yo no daba una y para colmo cuando fue la “PRIMERA COMUNIÓN Y LA CONFIRMACIÓN” ¿Adivinen qué? Efectivamente no la hice con toda la bola de niñas que eran como 300 porque mi sacrosanta madre quiso que la hiciera sola y mi alma, con la iglesia solo para mí porque ¿”COMO IBA SU NIÑA, SU ÚNICA NIÑA HACER LA PRIMERA COMUNIÓN CON 300 NIÑAS SI LUEGO NI ME IBA A VER ENTRE TODA LA BOLA” Un día ya harta de todo me desarmé. Ya no podía con ese colegio, le dije a mi mamá “YA NO QUIERO IR” ella, bueno, me bajó el cielo y las estrellas pero por más que me dijera cosas bonitas era mucho soportar las burlas. Era mucho que se rieran de mi inhalador, de mis pastillas de que a veces iba con cubre bocas de mi descoordinación en las clases de danza , de mis aparatos ortodoncistas, bueno hasta de los zapatos se reían y hacer como que todo seguía normal era mucho, demasiado a los siete, ocho e incluso nueve o diez años. Claro que sentía, estaba consiente de mis alergias de mis desventajas ,de todo, pero no era agradable que todos se rieran e incluso que se rieran de tu amiga solo por el hecho de serlo. Adriana a pesar de las burlas nunca se alejó de mi. En tercero ya me iba mejor pero aun así yo no encajaba en ese colegio. Todo cambió hasta cuarto año. Mi maestra lo primero que dijo, fue “SOY DALTÓNICA” recuerdo que mi cara fue lo mas cercano a What a Fuck!!! Porque le mandé un recadito a Adriana y le decía “Adis, sabes que es SER DALTÓNICA” y me respondió “JAJAJAJ TE IBA PREGUNTAR LO MISMO” y finalizaba el recadito con una carita , se supone era feliz pero tenía mueca de confusión.. En el recreo buscamos un diccionario pero no traíamos, ya en el trasporte pedimos uno y buscamos así : DAL- TO- NI- CA, la búsqueda nos envió a daltonismo , luego de una ardua búsqueda llegamos a que era “ANOMALÍA EN LA VISIÓN DE LOS COLORES QUE PRODUCE NORMALMENTE LA CONFUSIÓN ENTRE EL ROJO Y EL VERDE” La definición nos quedó clara pero no alcanzamos a comprender que era lo que la maestra tenía. La maestra daltónica nos abandonó a inicio curso , en el que para que les miento iba del asco. La reemplazó una monja.¿Qué no se supone que las monjas nos enseñan a rezar? Pues sí y no. Esa monja fue un remanso. Lo primero que nos dijo fue “PREGUNTEN LO QUE QUIERAN, Adriana me volteó a ver con una sonrisa de “AHORA ES CUANDO” y le dice “MADRE QUIEN LES DA TODO EL DINERO QUE TIENEN” esta sin inmutarse nos dijo “LOS BENEFACTORES” . ¡¡ Carajo!! De nuevo había que recurrir al pequeño y efectivo Larousse. La platica siguió por asuntos monetarios y preguntas del estilo de: “POR QUÉ NO TIENEN ESPOSO, TUVIERON NOVIO, VEN A SU FAMILIA, NO SE ABURREN, LES GUSTAN LOS PADRES” en fin… fue una especie de “ LAS 100 COSAS QUE SIEMPRE LE HA QUERIDO PREGUNTAR A UNA MONJA Y NO SE ATREVE, LAS NIÑAS DE CUARTO AÑO SE LO PREGUNTAN”. Lo más sorprendente fue que nos respondió todo, no dejó pregunta sin respuesta, no se inmutaba. Luego de un largo cuestionario dijo la frase mágica “TODAS TIENEN 10, SOLO TIENEN QUE CONSERVARLO” No me la creía, era MI PRIMER diez tras tres tortuosos años en ese colegio. Cuando se acabo la clase, Adis y yo nos quedamos guardando las cosas en nuestras mochilas ,que eran una especie de mochilas de scout, llevábamos un montón de libros y cuadernos. Nos ve la monja y le digo, toda miedosa, y tímida que si en verdad teníamos 10 y ella dijo “Sí sólo deben conservarlo” inmediatamente después abandonó el salón. Adis y yo estábamos saltando como locas porque teníamos 10, como se veía que en ese colegio era una misión imposible sacar 10. Cosa rara, mantuve el 10 en todas las materias menos en matemáticas. La monja era cariñosa y no mostraba esa adoración irracional hacia la niña del defe, eso aligeró la atmósfera. La niña del defe estaba que nadie la aguantaba. Mientras mi amiga y yo felices por nuestras buenas calificaciones la defeña lloraba amargamente, diría mi abuela “como si la nalguearan con mecate y a calzón quitado” porque había sacado ¡98! soltamos la carcajada, nosotras felices por nuestro 80 en geografía y ella llorando por su ¡98! Ese día me prometí no hacer esas patéticas escenas, entendí el escaso valor y daño que puede hacer un diez. Por extraño que parezca a raíz de ese suceso mi amiga y yo despuntamos. Luego hubo una exposición de maquetas donde EXPUSIERON NUESTRAS MAQUETAS jojo y como Adis y yo éramos las meras merocles de las compus hicimos unos folletos y tarjetas para las maquetas, gafetes y …la defeña NOS ODIÓ Después de la frase de “CONSERVEN EL 10” mi estancia en ese colegio se volvió llevadera. Hubo un punto en que Adis y yo teníamos más amigas, no recuerdo cuando pero volví a ser “VIVIANA LA FLACA” Luego de que la monja nos dio clases el salón se convirtió en uno más equitativo, todos le echábamos ganas . Resultó que no solo la defeña era buena en la escuela, todos teníamos distintos talentos, la defeña resultó ser una de esas personas que se memorizan todo, que si les pides ayuda ni por error te la dan y que si no sacan 10 lloran. Era una mezcal de “Randall en soplón” con…n o sé, la persona más ñoña y azotada que conozcan. Y veulvo a citar a mi querida abuela porque la defeña como bien decía mi abue, luego de que todos confiamos en nuestras capacidades se pasó sus días “HACIENDO CHILE CON LA COLA” del puro coraje. En sexto , el maestro nos pidió unos ensayos, el tema era libre pero la recompensa sería que los mejores ensayos no presentarían exámenes finales. 12 personas de 45 exentaron, entre ellas Adis y yo, La defeña no. Su mamá fue al colegio ,casi armó una revolución…si les digo que la defeña lloro una semana no exagero. Para esas fechas yo tenía a mi mejor amiga, a otras amigas que hacíamos una buena banda, sobrellevé las aburridas clases de inglés, de catecismo y de danza (porque cada vez batallé menos para distinguir entre mi derecha e izquierda y cada vez se me hizo menos insportbale ese ¡PIMIENTA, NIÑAS, PIMIENTA!), era de las “grandes” del trasnporte pero no permití que otro niño nuevo se quedara olvidado en la puerta del colegio porque me encargué de ir por ellos, es horrible esperar y más con seis años de edad y en un colegio enrome. En la graduación fue una lloradera, de esas memorables. Todas segurían en la secundaria de ese colegio de monjas, menos yo. Un nuevo colegio me esperaba pero no empecé desde cero, la confianza que nos inyectó esa monja me ha acompañado desde entonces que incluso me volví tan segura de mi misma que me equivoco con mucha seguridad. En la secundaria, dicho sea de paso , todas las rebeliones que hubo, debates, foros de discusión viviana estaba al pie del cañón o “en la punta del mitote” Había el equivalente de la defeña , a quien vi llorar en múltiples ocasiones por no sacar 10 y la vi llorar cuando le gané el lugar para ir a una serie de debates inter secundarias. En la prepa, volví a padecer. Saqué solo una ecuación bien. Ahora no estudiaba en un colegio liderado por monjas sino por botudos y calenturientos padres salesianos. Me reencontré con Adis y seguíamos siendo una magnífica dupla. No aguanté el ambiente salesiano, eso no era lo mío: todo muy coartado, todo era rezar, ir a rosarios, semana loca (de ir ridículamente vestido el siguiente día más ridículamente que el anterior , así hasta caer en lo patético ) ideas de los padres, muy similares a las de las mayorías de las monjas. Siempre me castigaban por rebelde y yo lo odiaba (creo que a nadie nos hace gracia que nos regañen) mi regaño más fuerte fue cuando dije “SI CREO EN DIOS PERO NO ME LATE ESO DE REZARLE TODAS LAS MAÑANAS ANTES DE CLASES, ESO NO ME GUSTA” Creo que de haber podido indudablemente me habrían quemado en leña verde… Adis no quería que me fuera pero a segundo semestre no volví………. Una monja me había recordado que tenía unas alas y no iba dejar jamás que una maestra tonta, una “defeña”, unos botudos salesianos o cualquier otra persona me las cortara, eso jamás. ¿DE LOS DIECES? Desde esa vez que dije que una calificación de 10 no sería mi prioridad no lo es, tengo dieces para que les digo que no si sí pero esos llegan por añadidura y si no llegan sé porque bien que sé que no se acaba el mundo, la vida escolar es, definitivamente mucho más, como para gastarla en pos de un 10. Ah y Adis y yo nos perdimos el rastro luego de que dejé el colegio salesiano. Cuando nos vemos parece como si jamás nos separáramos y cada vez que tiene oportunidad me dice “Vivi, te acuerdas que te encontré llorando”… secretamente le agradezco a la vida y a ese dios buena onda, al que no le rezo todas las mañanas por imposición, que Adis me haya encontrado. nota al final: PERDONEN QUE LES HAGA LEER TANTO ES SOLO QUE NO PUDE PARAR.

8 comentarios:

Ariancha! dijo...

UuuY...

me hiciste tambien recordar mi pesima estancia de la primaria....

jajaja algun dia escribire sobre eso...

ashh,,, si pinches matematicas...
recuerdo que tambien ... me ponian ceros...

awww, sabes... yo tambien use zapatos ortodepicos =( eran unas botas, tenia mi piecillo izq. chueco...

era la niña que... no le hablaba a nadie... la niña que no se peinaba... e iba todos los dias con las greñas largas y esponjadas....
con una diadema...

jejeje recuerdo que como me sentaban a un lado de la ventana me la vivia distraida con el color verde del jardin... soñando despierta...

aaww que bonita historia...
y mas cuando conservas a tus amigos de uuuuu! añales....

saludos vivi... un besote!

=))))))))))))))

Paola ha dicho esto: dijo...

jajaj chias...no mames me hiciste recordar mi primaria...
.
.Y la verdad yo tampoko tenia a lot of friends...siempre ame el futbol...
.
asi que siempre jugaba en los recreos con los niños futbol!!!...
.
Odiaba el ingles...x la estupida viejita que me daba clases...(lo cual ahora adoro el ingles!!! gracias Harmon hall)...
.
Y chias que chido eso de tener tu amiga desde la primaria...
.
saludines excelente post!!!!=)

Edith Onofre dijo...

yo deje de sacar 10´s desde que me di cuenta que a mi hermana le iba mejor con sus 60´s por pasar o sus 70´s. Ademas las promesas para ella eran más chidas en conparacion con las mias que eran inextistentes. Mi mama le decia a mi hermana si sacas al final arriba de ocheta la bicies tuya en tu cumple, chin!!!! La constumbre de verme sacar buenas cali no era novedad, neeee en la secu me pasaban los examenes o de atiro me los respondia mi amiga clau, eso si ingles era mi favorita y pos como era buena la maestra me dejaba rebisar los examenes y desde luego que siempre pasaban mis amigos, jejejejeje.

bueno saludos

micke torres dijo...

Entiendo lo de no poder parar de escribir... Sabes, sin conocerte mucho, cuando leo tus post, no sólo me haces recordar mi propia historia, conozco la tuya uniendo partes de acá, otras de allá, como pistas pa' resolver un misterio jajaja Hablas tanto de Adriana y tu heroica mamá, que de repe hasta me dan ganas de conocerlas jeje Chido porque recuerdes cosas tan padres. Y yo también odio a las niñas con síndrome defeño jeje nunca faltan. Tal vez yo también me anime a hablar de mi infancia, pero más adelante porque casi no me acuerdo :)) Ai nos vemos, Vivi, cuídate. Saludos.

Lorena Ceballos dijo...

Uy... me chuté todo el post! hehehe... pero me super encnató, que bueno que no paraste...

como ke aquí a nadie le fué muy bien en la primaria... en cambio yo tenía que sacar 10, tenía una madre demaciado exigente... ya hasta que entré a la uni, la hice ver que lo importante es aprender y que dos numeritos no significan nada...

que chido lo de tu maestra la monja, yo iba en una escuela católica, pero tuve ke entrar al coro para no dormirme en la misa! hehehe... y pues... ke chido es recordar! yea!

Adán: Jaque "the Godfather" Reloaded dijo...

que onda vivi

oye aveces suele pasar eso de que no puedes parar de escribir.
bueno por fin conozco alguien que aprendió a leer antes de la primaria. yo tambien aprendí antes de entrar a primero pero me acuerdo que era de esos que sacaban dieces(aunque no siempre) sin estudiar pero luego vino la hueva, la corredera de clases, echar relajo en el salón y mi promedio bajo considerablemente pero eso no me afecto en lo más minimo. y donde me hice bien valemadriste fue precisamente en ese colegio de salesianos jajajaja
el padre que estaba de director era a toda madre y algunas veces hasta nos dio Generoso. nos tomamos la botella completa jaja y tamb con los camaradas de ahi fue mi primer borrachera. en fin ahi me empece a corromper y en la correcional 97 definitivamnte me eche a perder jajaja
oye me gusto mucho todo lo que escribiste y me acorde de muchas cosas que pasé en la escuela. unas agradables, otras no tanto pero igualmente recordadas.
bueno vivi que estes bien
cuidate
nos vemos
adios

Adán: Jaque "the Godfather" Reloaded dijo...

JAJJA
ice ice baby....ice ice baby jajaja
no me había dado color pero esta mejor con vanilla ice aunque lo hayan demandado por esa rola jaja
camara vivi

Pamela R dijo...

En la primaria tuve una maestra de Matematicas muy regañona, la verdad hasta miedo le tenia porque en la escuela donde estaba eran muy anticuados... de esas escuelas donde asustan a los alumnos con que les van a pegar con el metro(afortunadamente a mi nunca me toco que me dieran un golpe), creo que con el miedo hasta se me hacia mas dificil aprender.

Todo lo contrario con la maestra de matematicas que tuve en la prepa....es una de las mejores maestras que he tenido hasta recuerdo su nombre era la ING. LUZ ELENA ARGUELLO.

A mi la verdad lo que se me dificulta mucho es el ingles, no se porque....tal vez necesito una buena maestra de ingles o tomar clases en el Harmon Hall como Paola.