ribbon

martes, 23 de diciembre de 2008

Cuando uno quiere ingresar a la universidad desea tener tiempo de divertirse, salir a echar la copa (aunque muchas veces termine en mala copa), tener un buen nivel educativo sin que las tareas, exposiciones, trabajos en equipo, investigaciones y demás estén de pormedio. Encontrar lo anterior pareciera un sueño guajiro, una pacheques o algún tipo de alcoholico, vegetariano o glucoso delirio. Pues no, esta facultad existe. El primer año habrá un maestro que con solo mencionarlo dará miedo: usted entrará más puntual que reloj suizo a clases y hará un esfuerzo sobrehumano, superior a sus capacidades (o a las que había desarrollado) para aprobar esa materia. Puede que antes de entrar a esa clase tenga sudoración, naúsea,recuerde que práctica alguna religión y se encomiende a los distintos preceptos de esta e incluso una vez que se encuentre en la clase continuará con su perorata de rezos para que no le pregunten, sin embargo, con trabajo, opiniones de los compañeros (embaucados en el mismo barco que usted) saldrá bien librado. Con toda la presión, al final del curso aprenderá algo ese algo depende de cada quien. En ese primer semestre tendrá también el seudo maestro. Este a cada duda que usted exponga le dejará una madeja de 12 dudas más. Nadie sabe más que él. No es recomendable hacer uso de la sumisión pero a este tipo de maestro hay que seguirle la corriente, hay que estar flojito y cooperando y recurrir a las asesorías con un maestro que sí tenga vocación de docente y en unas fáciles y rápidas sesiones le explique lo que el titular de la materia se encargará de que por alguna extraña y egocéntrica razón nunca entienda: lo más sencillo será lo más complejo. No se asuste si siente que se ahoga en un vaso de agua, es parte del modus operando de este maestro. Mujeres estén alertas porque aunque no le aclare las dudas y luzca desgarbado puede tener lo que denominan un nosequé que le atraerá. Por otro lado en ese primer año se topará con una maestra que: vocación y paciencia es lo que le sobran. Si la clase es de 120 minutos, 120 minutos de clase tendrá. Aveces las clases pueden parecerle extenuantes pero realmente aprenderá, aprenderá incluso sobre otras materias y no sólo de la materia que le imparta. Nunca se atreva a llevar trabajos bajados o plagiados porque con esa maestra esos actos son sumamente penados e imperdonables. También habrá la maestra que sabe mucho, sabrá de casi lo que se le ocurra sinemabrago si le ofrece un café, un ciagarro, le habla de cualquier tema ya no habrá clase. La maestra olvidará eso y en las pocas sesiones que tenga le dirá que tiene que hacer un trdebajo de 100 puntos, de los cuales 98 ya se lo explicó en alguna sesión que ella y sólo ella recuerda. El maestro de idiomas puede ser una gran tentación para las señoritas , posiblemente para algunos señoritos también. Posiblemente nunca se de entender. Podrá entrar y salir de su clase a placer. Si aprueba la materia agradezcaselo a lo que puedo asimilar en algunas sesiones y a su fiel e incanzable diccionario ah y a su excelente capacidad de convencer a quien entendió más que usted de que le pase el examen, aquí si aplica que el que gandaya no batalla y que preguntando se llega a Roma , total si no es gato es gata. No aplica que le firme su página de fotos, que sea amigo de sus amigos o que sean seguidores del mismo equipo de futbol. En los años consecutivos se topará con maestros temperamentales, con los que le querrán imponer sus ideas: es decir, si el maestro en cuestión investiga verá con desen lo que no sea investigación. Tendrá al maestro que se limitará a impartir su clase y que lo tendrá en el bolso con algún comentario ácido o riendose de los chistes que posiblemente una vez que se gradue de la facultad no les encontrará la gracia. Tendrá al maestro en extremo flexible: si quiere entrar entre, si no pues no; si quiere exponer, cantar, brincar, contar su infancia, leer de monstruos, aseinos seriales, bandas de música, escritores, pintores, quiere llevar un colchón embarrado de chat up y decir que es el almohadón de plumas de Quiroga, hablar de esa golosina que le quita el sueño podrá hacerlo, en su clase usted será libre. El maestro llegará una hora después de la hora de inició y aunque en un inicio le parezca un maestro que no le puede aportar mucho se dará cuenta de lo contrario hasta el día en que la cruda moral lo ataque y descubra que ese maestro sumamente flexible es un testimonio vivo, dispuesto a apoyarle , que siempre apeló a su libre albedrío y a que usted ya es un adulto universitario. No se le haga extraño toparse a algunos de sus muy particulares maestros en las “fiestas” , y lo entrecomillo porque si toma cerveza de la más barata, tiene una bolsa de fritos para todos los asistentes y un piso donde sentarse ya es mucho: está usted en una gran fiesta, tendrá una pila de trabajos por entregar pero no se apure: es muy fácil pasar: para cuando este iniciando el segundo año ya sabrá a quienes le puede entregar un trabajo que diga tomadodelrincóndelvago sin que le digan nada e incluso le pongan una felicitación; sabrá que los maestros con quienes realmente tiene que trabajar son sólo unos cuantos , de los demás no se apure: tendrá maestros que aunque usted se de baja aprobará la materia con un decorosos 70 , si flojeo con un 80 y si es de los inadaptados que se preocupa por hacer los trabajos tendrá un 95. Si entra a esta facultad tendra tiempo para todo: su tiempo efectivo de trabajo se puede reducir a 15 días o si es de carrera larga a un fin de semana. Lo demás: pura presión psicológica puras cortinas de humo. Así que si quiere tener tiempo para todo y que el resto crea que sus neuronas mueren por tanto estudio, mi facultad es su facultad. Sólo necesita tener una capacidad de percepción miníma para saber el modus operando de cada uno de los docentes. Se me olvidaba, el sistema administrativo no se compondrá ni con chochos, así que no se asuste si hasta un par de días antes que finalice el semestre le informan que sus materias no están cargadaas y que no se puede hacer nada porque están fuera de tiempo. No discuta: la culpa siempre será suya pero no olvide: que para el sistema administrativo la negación de sus actos siempre será su estandarte y siempre es más fácil echarle la culpa al otro. No se sienta mal si cuando va pagar un extraordinario le dicen frases como “con esto me completo un pantalón, con esto nos alcanza para las hamburguesas”, así que si con eso alcanza para hamburguesas, pantalones y demás no se sorprenda de no tener papel higienico en el baño, jabón ni demás enseres necesarios. Tampoco se espante si la persona que hace la limpieza se pasea por su facultad con infulas de todo menos de ser quien hace la limpieza y no es que hacer la limpieza sea malo sino que esa persona no hará la limpieza….hará cosas como: venderle chocolates americanos, chicles, chocolates, muéganos, carteras de pieldelión, zapatos, fuller, avón, tupper y todo lo que se venda por catalógo ¿Y la limpieza? Bien gracias…su facultad dará pena ajena pero BIENVENIDO A LA MEJOR FACULTAD DEL MUNDO. (CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD ES MERA COINCIDENCIA) _________________________ PD: ESPEREN MI POST NAVIDEÑO XQ ESTOY REGRESANDO DE VACAS CON UN SABOR AGRIDULCE......... missYOU so muchooooooooooooooooo

1 comentario:

Alguna de las 1559 personalidades de Paola ha dicho esto: dijo...

jajaja chale!!! pues en cada universid!ad hay un maestro de ese estilo eh!!!.
.
.
keremos post navideño!!! uju