ribbon

viernes, 11 de septiembre de 2009

el "s_marty Mc Fly"

A Pepe Luis Barrera Pinales (porque yo le puedo decir como quiera, tengo esa licencia) por aceptarme con todos mis vicios y una que otra virtud, por escuchar buena música y estar dispuesto a comer tantos brownies como nos sea posible. Por la amistad que aunque parezca intermitente siempre ha sido una constante. Gracias a el edificio "a" porque ahí coincidimos y al "c" porque ahí nos conocimos. Gracias a sus novias que me odian y él reafirma que somos un par inseparable. A los frappés y a todas las variantes del café. A ese día que me dijo "eres la mamada" (y atesoro ese día, no sin antes escuchar una amplia platica de las acepciones del término). Mc Fly, ¿Y tu quién eres? ¿Quieres que te diga que soy Lorraine? y que suene quien desees: travis, The Dave M. band, Race Against the machine , u2, incubus, Radiohead o quien queiras... nadie cuida tus discos como yo, nadie cuida mis libros como tú, incluso los defendiste de un ataque de una taekondoín enamorada, celosa y cinta negra. ¿Quieren Gotcha?

Estaba esperando la clase del ética del ejercicio profesional y jugaba tetris en el celular. Era el edificio A, salón 5. La verdad estaba ensimismada en el juego. Alguien me preguntó si podía sentarse en la silla a lado mio, yo sin dejar el juego respondí un escueto sí. Acto seguido me preguntaron si estaba muy interesante el juego "sí" volví a responder sin abandonar el juego. -Me llamo Luis -Hola, Luis. Me llamo Viviana -Vivi te llamas - me lo dijo con un dejo de amabilidad -Viviana pero me puedes decir vivi -Debo decir que el tipo me cayó bien sino le hubiese dicho me llamo viviana y así, porfavor me dices- -Luis pero me puedes decir Luis, digo me llamo Luis. ¿No eres de aquí, verdad? -No. Estoy aquí desde el propedéutico -Ah, y te gustan los videojuegos -Sí, la verdad es que sí y ahorita en algo había que matar el tiempo. -Dejemos las presentaciones para luego, ya llegó el maestro y dicen que no es nada "barco" El maestro resultó no ser barco, sin embargo era muy amable y nosotros sin darnos cuenta cuchicheabamos una platica que oscilaba entre ¿De dónde eres?, ¿Cuál es tu profesional asociado?, ¿Qué acentuación le darás a tu carrera?, ¿Qué música te gusta? e incluso un papelito que dice "Yo soy Marty Mc Fly", cuando lo leí me dió risa y le dije ¿Qué esperas qué te diga que soy Lorraine ? porque no lo soy. Nos botamos de la risa y... casi nos sacan de la clase de ética porque que poca ética estar en plena universidad y mandando papelitos y por si fuera poco no cualquier papelito sino los de "the dog" que salían en las galletas ( y de banca a banca .. ¡qué patético! pero qué divertido). El maestro dijo, porque como olvidarlo "muchahchos pueden platicar. Señor Barrera, lo invito a que se siente a lado de su compañera y así ya no mandan papelitos". Profe pero si nuestras ergonómicas sillas estaban una a lado de la otra. Desde ese día, nos sentamos uno enseguida de la otra o viceversa, por lo general en la cuarta hilera (ni atrás, ni adelante) en el medio justo. Los temas desde los más suprefluos hasta los más profundos fueron emergiendo sin dejar de lado los datos personales. Compartíamos la clase de ética y ahí en 60 0 90 minutos nos poníamos al tanto de todo. Todos se percataban de las amenas platicas pero nadie más estaba invitado era "nuestra" platica, y sí, era elitista e inaccesible. El maestro por más veces que nos preguntó jamás logró preguntarnos y que estuviesemos desprevenidos ¡jamás!. Eso que nos cuente. Cuando acababa la clase me iba al edificio "b" al vanidoso edifico "b" y Mc Fly se quedaba en el aburrido "edificio a", un día me acompañó a mi clase en el edificio "b" porque no tenía clases y entró conmigo . Él llevaba esa clase, con ese maestro sólo que una hora después de mi. Al entrar conmigo a clase y no tener que tomarla en su horario, salió temprano y esa hora la gastamos platicando pero en el edifico "c" porque en ese edifico se podía platicar, ya que no había nadie ,o aunque hubiera, en ese edificio se puede escuchar el silencio. Supimos que ese sería nuestro ediificio: silencioso, ideal para platicar, para leer, para escuchar música, para reír a carcajadas sin que a nadie le molestara, para tirarse a dormir y nadie interrumpiera tu siesta y con una vista panoramica digna de muchas fotografías. Causalmente, Mc Fly tenía clases en ese edificio cuando iniciaba su día al igual que yo. Decidimos que ese sería el punto de encuentro: lobby del edifico c: de ahí cada quien a sus clases, terminando nos veríamos en el lobby para luego irnos al edificio a.

Algunas veces Luis me pidió ayuda.. debía decirle a su novia que "se esmerara más en su arreglo personal" reí nerviosa luis estas jugando, pensé. con qué autoridad moral y en estás fachas le voy a ir a decir a tu novia oye dice que porque no te vistes de otra manera: un poco de lipstick, más actitud, dice que le molesta arreglarse más que tú. Le dije categóricamente que no, que esa era una encomienda que debía de franquear él. Si bien estaba dispuesta a guardar mi distancia, a no hablarle, a vetar la amistad porque sencillamente su novia me odiaba pero de ahí a ir a "darle consejos a la novia" ¡no jamás! ¡ni por dos toneladas de brownies ni por la saga de la torre de la oscura de King en primerra edición (bueno lo hubiése considerado)!! pero no, a Luis se le estaban botando los tornillos, no me arrastraría en su delirio, ya éramos lo suficiente e incluso más de lo suficientemente locos como para estar dispuesta a pirarme más y de esa manera

Un día Melissa dijo con todas las letras " O TU AMIGA O YO" Para hacerle las cosas más sencillas a Mc Fly le dije que no quería problemas que siguiera con su novia. Si un día quería platicar siempre estará el edificio c y siempre sabría donde localizarme. Porque en la vida hay jerarquías y donde manda la novia las amigas nos retiramos. Melissa comenzó a ser un poco más coqueta, al principio como que no le salía ( y no que sea una experta ¡para nada! pero me se dar cuenta cuando eres gato y quieres ladrar). Luis resultó tener buen gusto y su novia no renegaba pero si hacía lo suficiente para que yo notara sus cambios. A mi me daba igual: si no me quitaba mis converse y "mi estilo" de vestir por mi que se colgara el molcajete o lo que quisiera, a mi no tenía gustarme sino a ella y por añadidura a él, al Mc. Desde ese día compartíamos clases pero como sino, si coincidíamos en el pasillo y él iba con su novia , aveces solo intercambiabamos la mirada. El edificio c y las platicas de música, de libros, de películas, de templarios, rosa cruces, internet, novios, novias, sexo, drogas y brit aderezadas con brownies (porque incluso la chica que vendía los brownies ya sabía que compraríamos una dotación para todo lo que durara la platica) y chilly dogs se fueron esfumando hasta hacerse nulas.Ya no más papas rusas atascadas de salsas ni papas deshidratadas. Alguna vez luis mencionó que ahora compartía el tiempo con "mi amigo español" y sí, pero el tenía otras amigas también, la diferencia era que sólo yo le causaba escozor a su novia. La bronca no era la amistad era YO. Me daba cuenta que el tiempo pasaba porque cada vez pasaba menos tiempo en el edifico c y cada vez veía con más frecuencia llegar a Melissa con ese halo de "hoy cumplimos tanto", cada día más arreglada cada día más cambiada, cada día menos ella o cada día más ella. Y sentía mi identidad recuperada. Pensaba si podemos alejarnos tanto de nuestros amigos por una pareja, todo parecía indicar que sí.

Cierto día, Mc Fly me tomó por el brazo y me llevó al edifico "c" algo estaba pasando, algo debía de contarme y apenas íbamos a tirarnos a sentar en el suelo cuando llega la novia y dice "qué está pasando aquí. No hagan cosas buenas que parezcan malas", Luis inmediatamente se levantó , le dijo que nada, se fue con ella, me dirigió una mirada de discúlpame y se fue. Al día siguiente lo vi en el lobby del edifico c, el resumen osciló entre que su novia me detestaba, por el solo hecho de ser, y que el "o tu amiga o yo" era definitivo, no quería saber de mi bajo ninguna circunstancia, el estar en la misma facultad ya era demasiado y de alguna u otra forma nos toparíamos. Luis estaba triste pero ella era su novia, la mujer que amaba y yo la chava con la que comía brownies y se carcajeaba o le mentaba la madre al mundo. Yo era a quien le podía decir sin sentirse culpable u observado que uno de nuestros amigos tenía un cuarpazo que ya quisiera él para que los jeans se le vieran bien el fin de semana. Jamás me cruzó por la cabeza decirle que se escuchaba "tan gay" porque simplemente admiraba esa capacidad que tenía de decir "se ve muy bien" sin que eso le generara mayor conflicto. Su novia, bajita la mano lo habría llevado a que le hicieran un exorcismo.

No queríamos problemas. Estaba claro que la facultad se ubica en nada menos que un cerro dinamitado lleno de escalones... si una rodaba por las escaleras sería mero accidente. Las cartas estaban sobre la mesa: nos tolerabamos (es decir ella me purgaba y viceversa pero nos toleraríamos y a tres cuadras y de espaldas nos caeríamos bien) Dejamos de lado el "mundo c". Seguí mi vida, siguió la suya. No volvimos a hablar en la Facultad, ni por error, las ventas de la chica de los brownies bajaron ... a Melisa dejaron de gustarle los brownies solo porque a mi me gustaban. Un día supe de Mc Fly:vino a mi casa, comimos, caminamos, tomamos fotos, escuchamos música, se llevó unos libros...y el tiempo parecía no haber pasado. Hasta vimos el fútbol ( y la selección perdió pero que mas daba si perdía si habíamos ganado mucho del tiempo perdido) pero esa calma duró poco, en cuanto su "ex" se enteró se puso fúrica y revisó el correo de Luis, no había nada que no fueran un par de mails con "¡qué bueno que nos vamos a ver, horas por platicar". Ese día invité a Luis un "café irlandés" le fascinó el cafecito, dimos un tour por otros cafés y disfrutamos de otras variedades... para variar mi oreo frappé le fascinó. Luego supe que Luis tuvo la poca pericia de invitar un frappé ... un oreo a su novia y decirle "a vivi le encanta el oreo frappé" casi me matan por ello. Casi vienen y me hacen vomitar ese delicioso oreo. Eso fue lo último que supe...hasta el 2008 que Luis regresó y de que forma.. primero un mail: tímido, escueto ( en el que , aunque no me lo dijera sabía que tenía malestar por haber interrumpido así la amistad) y después una mañana fría de "VIVIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII ESTOY AFUERAAAA DE TU CASAAAAAAAAAA" ( ese día yo escuché su voz y supe que era él pero como eran tempranas horas de la madrugada pensé que estaba soñando) Confirmé que no soñaba cuando comenzó a describirme la Catedral , me dijo que había visto a mi mamá salir etc. No había duda Mc Fly estaba a unos pasos de mi... ese día volvimos a comer brownies, no tan exquisitos como los de la chava de la facultad pero para efectos nostálgicos fueron geniales. Ese día cantamos como si no hubiera casi nadie más en el eificio "c". Ese día el aire nos volvió a golpear en la cara, vimos en el cielo pintarse el atardecer y teñirse de noche. Luis se fue. Dejó a su novia (ella me sigue odiando) y no sé cómo explicarlo pero me di cuenta que Melissa y yo somos completamente distintas, diferentes. Alguna vez supuse que Luis se había casado pero no, me dijo que le había entregado un anillo de compromiso pero ella no lo quiso. Si Mc no etiende porque no quiso ese anillo, yo menos.Alguna vez comentaron que de casarse yo debía asistir a la boda (esa fue la condición de Luis) ella aceptó a regañadientes. Si me hubieran invitado no sé si hubiese asistido ya que Melissa más de una vez estuvo decida a probar la efectividad de su cinta negra conmigo ( y yo que no peleo más que en el wii).

No sé si cuando Luis y yo nos conocimos los astros tenían una peculiar alineación o si sencillamente debíamos conocernos. Entre los recuerdos curiosos Luis casi muere por defender mi libro del exorcista le dijeron algo así como "tanto te importa el pinche libro o te te importa que es de la pinche vieja (yo era la pinche vieja)"casi lo matan cuando dijo me importa que es de viviana y que es su libro. No sé cuántas veces Melisa me quiso matar y no le hubiera resultado complicado (digo si usaba la fuerza: creo que soy como la casa de paja de los tres cochinitos y con solo soplar me hubiera derrotado. Ella es taekwondoín y yo pfff no sé si las clases de teatro y que corría en las mañanas me sirvieran de algo. Posiblemente pude correr a ver su me alcanzaba. O no sé que se le hubiese ocurrido: desde un duelo de scrabble, un duelo potterico ¡no sé! pero en los golpes si me llevaba ventaja y no digo que no diga pinche o puta madre **cuando me enojo sí*** pero creo que hasta en leperadas me hubiera ganado. Jamás le daría el gusto ni de pelearme ni de gritarle ni nada por el estilo.

Luis ha seguido saliendo con chavas, yo he hecho lo propio "que la vida siga" Ese fue el pacto". Y mientras sus novias me detesten (ya sea por el hecho de ser, por los converse o porque no conciben que Mc y yo seamos amigotototes ... aunque nuestra amistad parezca intermitente siempre ha sido una constante) Por VBLB #O.K! (un día de agosto de 09. creo un 15)

4 comentarios:

cynthja dijo...

q amistad tan chida
me hiciste pasar un buen tiempo leyendote

un beso, Vivi
tqm

RoCKoLiTa dijo...

que padre amistad!! aaaah se me antojaron los brownies y una amistad así... qué lindooo!!

Ariancha! dijo...

Porque en la vida hay jerarquías y donde manda la novia las amigas nos retiramos!

pues se me hace conocido esto!!
tan tan pero tan conocido que podria decir es lo que pasa hoy en dia..
solo que yo soy la novia que odia a la mejor amiga de su novio... (queda claro que fue mas que amiga)

pero creo que a todos nos toca o ser la novia o ser la mejor amiga.... ya he sido las dos... y nunguna es grata... jajajajajajaja

pero bueno que de algo sirva el face! asi me cuido las espaldas!
te quiero muppet!

bere dijo...

:S Que onda con las novias psicopatas, jajaja, bueno, la verdad es que siempre una muy buena amiga da miedo :S aunque no deberia, en fin.

Con este frio se me antojan unos brownies con lechita :)

buen fin Vivi!