ribbon

sábado, 15 de mayo de 2010

A Laura

Hoy es 15 de mayo día del maestro. A lo largo de mi vida de estudiante he tenido la fortuna de contar con grandes maestros. Con personas que realmente tienen vocación, que aman lo que hacen, que aclaran todas y cada una de las dudas y todo por más extraño que parezca de entender saben como enseñarlo. La verdad si hablara de cada uno de estas personas sería un post demasido extenso y si lo hiciera en partes serían como ocho. Pero hoy les voy hablar de mi maestra Laura, así nada más Laura.

Laura

Cuando cursaba primer año de kinder tuve una maestra que por alguna razón faltaba mucho y una maestra alta pelirroja  iba a sustituirla, a mí ella me daba mucho miedo e incluso alguna vez lloré en la puerta porque me rehusaba a estar en clases con ella. Ahora pienso que tal vez la veía más enorme de lo que era y yo con 3 o5 años todo lo veía grande y lo que era grande más grande, así es la perspectiva.

Al pasar a segundo año tuve mi primer episodio de rebeldía ya que se rumoraba que esa maestra grande y pelirroja sería nuestra maestra. Fui a clases pero para mi alivio no estaba ella sino Laura. Ella una maestra alta (debe medir como 1.80 metros), rubia y con una buena vibra que es imposible no detectar. Llegué me sonrió, me preguntó mi nombre y me indico donde estaba el salón. Al llegar me topé con el resto de mis compañeros o compañeritos por eso de que solo ibamos en segundo de kinder, todos mostrabamos alivio porque no nos daría clases "la muñecota" eso parecía una enorme muñecota o una cabbage patch a escala.

Era imposible no querer ir a la escuela teniendo a Laura como maestra, era amena, divertida, el día se nos pasaba volando. Siempre que le tocaba estar recibiendonos en la entrada se daba cuenta que el 90% de nosotros tenía mamás que trabajaban y decidió crear un transporte escolar. Ese transporte no era otra cosa que su auto, el cual era una caribe azul  en la que pasaba por todos nosotros, la mayoría de mi grupo, algunos otros niños del resto de los grados. El transporte era pura diversión, Laura sonaba el claxón y salíamos para abordrar el transporte.

Fue en ese transporte donde nos puso apodos a todos: "hectorín cara de calcetín", "Goretty cara de espaguetti" y a mí me tocó por obvias razones "Viviana la flaca". En el trayecto, Laura decía que hacía bailar el carro, nosotros le creíamos y la felicidad nos invadía porque sentíamos que nuestro transporte era distinto a todos los demás. Y en sí era distinto.

Después su novio Rafa la acompañaba en el recorrido y él era nuestro novio, no de todas las niñas sino de Laura y mio. Nosotras nos casaríamos con él y tendríamos transportes que recogerían a todos los niños que fueran al kinder.

Para mí siempre hubo tranporte, siempre. Y aquí debo decir que no sé en qué momento pero me convertí en eso que se conoce como "la consentida" de la maestra. Muchas veces Laura y nuestro novio pasaban por mí para ir a pasear, al cine o simplemente a comprar la despensa en el súper. Eso era fuera de clases porque en la escuela siempre nos trató a todos igual y no tengo duda de eso porque algunos de mis compañeros de kinder son actualmente mis amigos y guardan el mismo recuerdo hermoso que yo guardo de ella.

Laura era muy guapa, en su estilo rubio pero muy guapa, tanto que un primo se enamoró de ella y siempre estaba en casa para recibirme cuando ella me dejaba en casa pero Laura estaba ya comprometida con Rafa, recuerdo que me mostró el anillo y me dijo "Flaca nos vamos a casar con Rafa".

Fuera de eso, en tercer grado porque fue mi maestra en segundo y tercero, nos enseñó a leer y escribir. Sus alumnos aprendimos a leer  y escribir en tercer grado y leímos nuestras palabras de despedida en la graduación. Fue muy emotivo. las mamás lloraban de ver a sus pequeños enfundados en toga y birrete leyendo de corrido. Y claro después cantamos "Adiós jardín querido ya tengo que alejarme más aunque el tiempo pase jamás te olvidaré...."

Nunca falta la mamá que le lleva el lonche a su hijo a la hora del receso o peor aun esa mamá que no tiene casa ni nada que hacer y se la pasa viendo para adentro de la escuela através de la barda o el portón. En mi salón esa mamá era la mamá de Valeria, ella no tenía apodo porque no usaba el transporte. Laura en el salón siempre nos trató igual pero para nadie fue un secreto que la consentida era yo. Eso enojaba a la mamá de Valeria, la cual a costa de lo que fuera quería que Valeria fuera depositaria del afecto que yo por alguna razón me había ganado. Laura fue su madrina de graduación pero fue a mi casa a la cena que mi mamá ofreció. Laura también fue receptáculo de placas de reconocimiento, joyas, pasteles y cuanta cosa se le ocurría  a la mamá de Valeria regalarle.

Nosotros conocimos a Laura, a Rafa, aprendimos a leer y a escribir mucho antes de lo previsto, fuimos de viaje de estudios y tuvimos un transporte escolar. Yo conocí a  Laura, tuvimos una relación más estrecha, comi muchas veces en su casa y muchas veces fuimos a pasear.

Cuando fue la graduación recuerdo perfecto que lloró y dijo que éramos sus grandes pequeños, incanzables, llenos de sueños y que éramos un grupo que siempre llevaría en el corazón. Le aplaudieron de pie.

En la noche en la cena me dijo "Flaquita, creo que dentro de mucho tiempo no nos vamos a ver échale muchas ganas, cuídate mucho y siempre estarías en mi corazón" Solo nos abrazamos fuerte. Se iba porque se casaba con nuestro novio y se iría a vivir a Estados Unidos. Se fue.

Años después mi mamá me dice "Ven, hay alguien aquí que te quiere ver" No imaginaba quien, no tenía idea hasta que la vi alta y rubia como era, sentada en la sala y emitir un  "¡Cómo está mi flaca!" me quedé pasmada no podía dar crédito, hasta que me dijo que fuera a darle un abrazo, yo todavía conservaba el calor de aquel abrazo de despedida y eso que ya estaba en segundo de primaria. Rafa fue por ella y cuando me vio me alzo en brazos.

A Laura la vi un par de veces más durante la primaria. Lo último que supe fue un mesaje que me dejó en la dirección del kinder y era "Si ven a mi flaquita díganle que estoy bien, que la quiero mucho y algún dia nos volveremos a ver" . He visto a su mamá y nos saludamos con cariño pero a ella no. No sé cuando pase.

Una vez en un congreso al ir al baño me topé con una chava, no la reconocí. Cuando me lavaba las manos me dijo ¿Viviana? voltée y me dijo
-Eres Viviana, del kinder tal
Yo me quedé desconcertada, no la ubicaba pero claro seguí lavando mis manos mientras buscaba en mis archivos quién carajos era ella, cuando del fondo le dicen "Valery a qué hora vamos  a salir del baño" Apenas le iba a decir eres Valeria cuando me ganó
-Eres Viviana, siempre me caíste mal porque Laura siempre te quiso más a ti.

Solo sonreí al tiempo que ponía mis manos debajo del secador.

- Valeria- Valery, me interrumpió- Valery, -me corregí con mucha sorna-, el afecto se gana  no se consigue con solo quererlo.

No he vuelto a saber de Laura, ojalá algún día me vuelvan a gritar ¿Dónde está mi flaca? Sé que está bien, que es feliz con nuestro novio Rafa y que siempre le guardaré un grato recuerdo porque fue mi primera gran maestra. Y en apartado de vanalidades fue ella quien me regaló mi primer muñeco Ken (el cual conservo).

Felicidades a todos quienes son maestr@s y desempeñan su profresión con ganas, amor y vocación. Quizá no se percaten de la magnitud de su trabajo hasta que pasa el tiempo, quizá no se dan cuenta que cada palabra, cada frase, cada gesto nos marca y aveces los recordamos más por sus actitudes, sus consejos,  sus historias, sus pequeños detalles que más allá de porque nos hayan ensañado a sumar o restar. Felicidades a Lidia, =D


En esta foto no sale Laura. Corresponde a la Facultad. Se los presento atrás con sombrero Iván, a lado con gorro David, el moreno es Jesús, el otro con sombrero es Diego, atrás de Jair, a lado con camisa de cuadros Durango, después UNO DE MIS GRANDES MAESTROS: EL SEÑOR OLACHE (talleres de expresión oral y de periodismo) Y  A SU LADO UNA MAESTRA GRANDE ENTRE LAS GRANDES SANJUANITA(linguística, literatura española medieval, filología, hermenéutica, seminario de Fray Servando y Sor Juana). En la segunda línea: Elizabeth y Esther; Hasta abajo Zendejo, yo, Edith, Isabel y Karla. Esta foto fue al final de nuestro examen de taller de expresión oral 1.

1 comentario:

Marlene dijo...

Me bebí cada una de tus palabras, que belleza de persona la Miss Laura y tu novio Rafa :)

Me FASCINO!!
Tienes tanta razón... el afecto no se gana con solo quererlo.

Muy evocador, nunca había pensado en volver a ver a alguna de mis maestras del kinder, sería algo realmente hermoso... que fortuna que a tí sí te toco, algunos añitos después mi querida flaca :)

Hermosa foto!!! y muy merecido el homenaje que reciben tus maestros brindo por ello ¡¡¡¡SALUD!!!

Un besito flaca :P
Mar