ribbon

lunes, 13 de septiembre de 2010

¿Leer es cuestión de precios?

Hoy, unos compañeros y yo fuimos, los motivos: curso de titulación, prácticas profesioanles y demás asuntos académicos. Nosotros luego de salir con el cerebro gratamente saturado con información de Lezama Lima decidimos ver los diversos stands.

Un amigo me preguntaba si ya había visto los libros de Stephen King , a su cuestión le respondí que no. Él me dijo que ya había visto algunos pero los costos estaban muy elevados. Antes escuché un comentario sobre la presentación de un libro, al final se ofertó el mismo con "precio de feria" el precio $200, después se añadió el comentario "ese no es un precio de feria".

Mientras visitamos los stands, no se nos hacía tan extraño ver grandes mantas ofreciendo los libros de Saramago o Monsivaís, mucho menos nos extraño ver carteles sobre los libros del señor Cohelo con el título "novedad" sobre ellos.

Bien, decir que vivimos en un país de no lectores no es nada nuevo. Decir que en México el promedio es medio libro al año, tampoco lo es. Años atrás, fuimos a la feria como guías de los grupos escolares. A los niños les gusta ir a escuchar a los cuenta cuentos y ver toda clase de chuchería que se ofertan en stands igual o más vistosos que los libros y seamos sinceros, el grueso de la gente no manda a sus hijos con mínimo $200 para un libro. Los niños se abalanzaban sobre los muñecos que si los sumerges en agua crecen, con los carteles con el dibujo de moda para colorear, sobre el puesto de la señora que vende galletas chinas. y...

¿Cuál es el objetivo de una feria del libro? Acercar a las personas al mundo de los libros, a pasear por la palabra escrita y demás. Mientras avanzabamos por los diversos pasillos hacíamos un mapa mental sobre los lugares donde había libros que nos gustaran y a la vez realizamos un presupuesto y porque no decirlo, también nos entretuvimos viendo películas, o el puesto de galletas y sin fin de chunches chinas y claro los libros de $30 pesos.

Una feria acerca a la lectura por medio de sus talleres, actividadespara niños, talleres de exlibris, edición, recorridos, platicas con autores de moda, de culto, destacados, autores emergentes. En una feria, almenos se ofertan todos los títulos, se supone, a precios más bajos que en una librería. En algunos lugares, como donde vivo, y no hay una gandhi o porrúa, supone encontrar ese libro que en un día comúin tienes que mandar pedir o de plano ir a buscarlo a la ciudad más cercana, o pedirlo por internet porque cuesta menos.

Hoy nos dimos cuenta que, efectivamente hay platicas de excelente calidad que no están disponibles cualquier día de la semana, que las personas que las imparten están supremamente preparadas pero al ver a los grupos de niños, mismos que alguna vez nosotros llevamos por cada uno de los stands y eventos, ver la feria llena de puestos que venden todo menos libros y ver los puestos que venden libros a unos precios que no puedes más que contemplarlos nos preguntamos ¿A qué traen a los niños a que se den cuenta de lo caro que es leer? Nos reímos, no sabemos bien si porque en el momento fue gracioso o fue un momento de nervios. Ofertas no hay y precios accesibles tampoco. Nos preguntamos si los libros tienen costos igaul de inaccesibles en todos lados y no temimos decir que no. Efectivamente las editoriales son un negocios y en los negocios hay que vender, escribir es un trabajo y se debe remunerar y bien remunerado de eso no hay duda. Estamos claros, aunque no suene ideal, que hay cultura de elite, alta, popular y baja cultura y que ahy editoriales almenos en teoría al alacance de todos los bolsillos.

Hablamos de que preponderamos el contenido sobre tener en nuestras manos un libro con pastas duras y un cintillo dorado, las ediciones de bolsillo son más accesibles y el texto es exactamente el mismo. Hay editoriales que contienen un análisis crítico sobre la obra y bien vale pagar lo que cueste porque uno se lleva un combo: dos al precio de uno.  Y hay ediciones que te cuestan "más" porque "son más bonitas" (y lo entrecomillo y porque eso de bonito depende de quien lo vea. Hoy por ejemplo vi un libro de Cohelo lleno de flores y a mí no me gustan las cosas floreadas)

En nuestro país, leer es un hábito casi inexistente porque se considera perder el tiempo, un acto inútil, algo que te va volver ocioso y/o loco. Nuestro país lleno de riquezas mal divididas y por ende con necesidades prioritarias por cubrir como el vestido o la comida no está en posición de gastar 200, 300 e incluso 500 pesos en un libro, no digo gente que no los gaste (claro que la hay y México es un país que se puede quedar sin comer por hacerle la fiesta de 15 años a Rubí Guadalupe) pero en leer no, el hábito de la lectura, es inexistete o es un bebé con una constante amenaza de aborto. Porsupuesto que existen personas que gastan mucho más que 500 pesos en otro tipo de cosas que un libro, claro que la hay. Pero en nuestro bebé con continua amenaza de aborto llamada lectura no ¿gastar 500 pesos en un libro? pues muchos dirán y con justa razón como diría mi abuelo "pues mejor mayz" y es totalmente entendible. Pero si dejaramos de lado ese "lujo" o ese comprar libros del "centenario "de la Revolución o bicentenario de la "Independencia" (porque parece que a todo el mundo le dio flojera poner cenetnario del inicio del movimiento por la lucha de Independencia  e incio del movimiento de Revolución, y perdón pero uan palabra cambai todo) porque pues es lo que se festeja y se va ver bien bonito en el librero sosteniendo la foto de Rubí Guadalupe, quizá y solo quizá nuestra historia sería otra.

El grueso de la gente no lee es verdad.
Los libros cuestan caro es cierto y tan cuestan que incluso para quienes leemos nos la pensamos una vez y media e incluso dos antes de comprar un libro.
Porsupuesto que hay bibliotecas, librerías de viejo incluso mejor abastecidas que una librería nueva y porsupuesto que los niños que van a la feria del libro pueden llevarse cierto desencanto al salir con un borrador con forma de fresa que costó $10, puden salir contentos porque un cuenta cuentos les cont+ó una historia divertida ¿Y los libros? Esos no los vieron porque con $25 pesos no alcanza y porque de ellos pende un  letrero enorme que dice NO TOCAR.

En México leer es cuestión de hábitos, de que hay gente analfabeta y porque no decirlo también es cuestión de precios, de pesos.

Por VBLB  (13 de sptiembre 2010)

2 comentarios:

Marlene dijo...

Triste realidad que compartimos amiga. Triste que el promedio de los mexicanos sólo lea medio libro al año. Dios! es increíble. Y yo que no puedo irme a la cama sin leer antes algo.. ¡Lo que sea! pero leer. También es cuestión de hábito ¿no crees? no ha todos se les inculca desde pequeños.
Yo me pregunto a veces si lo mío es hábito o adicción (afortunadamente)

A veces nos podemos ahorrar dinerito bajándo libros de Internet)
:P
:P

Besos amiga!!

LoVb #.ok! dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.