ribbon

viernes, 4 de marzo de 2011

Rosario a la mexicana





Rosario a la mexicana, aunque bien podría ponerle un subtítulo: rosario en el norte y mejor todavía: Rosario en Saltillo.


Lo he dicho siempre: no soy una católica practicante. No, no lo soy, ni aunque me haya criado en una familia católica, haya asistido a un colegio de monjas con toda la parafernalia que implica, luego la preparatoria casi la curso en un recalcitrante colegio salesiano y ya en la universidad viví en una casa de asistencia manejada por monjas. Sé rezar sí, obvio que sé dicha formación o me aprendía los rezos o me los aprendía: no tenía opción. 




PRIMER MISTERIO: DE LOS USOS Y COSTUMBRES

No sé si en otras partes de la República Mexicana se acostumbre igual pero donde vivo ir a un rosario es todo un suceso, todo un evento.
Para comenzar, dichos rosarios se sucitan porque "hay que levantar al niño dios o niño Jesús" ¿levantarlo de dónde? Literal, levantarlo del nacimiento. Claro de esos nacimientos, muchas veces enormes y fastuosos que las personas ponen en sus casas o al pie de los pinos navideños; levantarlo porque el 25 de diciembre nació y está ahí acostado en el pesebre y creo que a partir del primer día del año entrante se puede levantar o ese mismo 25. Según sé, hay muchos lugares donde solo lo levantan del pesebre y lo colocan en una silla, eso me parece perfecto y  respetable, pero acá no es así.


SEGUNDO MISTERIO: DE LOS PADRINOS Y LOS GASTOS QUE DEBEN PREVER




El niño debe tener unos padrinos, así como quienes estamos bautizados tenemos unos padrinos de bautizo que se supone deben velar por nosotros en caso de que nuestros padres falten. Los padrinos del niño dios no hacen otra cosa que asistir al rosario a levantar a su niño dios. Pero no, no todo es tan sencillo: De entrada dicen que si te ofrecen ser padrino o madrina de un niño dios no puedes decir un no por respuesta. Luego que accediste hay que comprarle la ropa para ir a levantarlo: el vestido que generalmente ya viene con  un gorro, un calzón y demás aditamentos (entre más aditamentos más elevado es el costo) zapatos, calcetas, unas velas, dulces, bombones y bolos. El vestuario varía ya que se puede confeccionar a mano o se puede comprar ya hecho o se puede mandar confeccionar.  Aquí donde vivo hay lugares expresamente acondicionados para vender tales efectos: desde el niño de todos los tamaños, colores y sabores, los vestidos entre los que se encuentra ropa como la del papa o de todos los santos habidos y por haber y claro de todas  las telas. La escala de precios tiene un rango amplio: desde lo económico hasta insultante.


TERCER MISTERIO:  LA CENA Y LOS TRAGONES


La dueña o mamá del niño designa la fecha del rosario de la levantada y le avisa a los padrinos, pero acá entre los gastos que se debe preveer para la cuesta de enero debe anotarse y resaltar con marcador fluorescente LA LEVANTADA. Claro, porque cada año hay que comprar vestido y hacer bolos que no son otra cosa que bolsas llenas de dulces y en sí no es un gasto que salga en tres pesos, sale en muchos pesos más. La dueña debe hacer una cena para los padrinos y los invitados. Muchas personas restringen dicho evento a los padrinos, amigos cercanos y familia directa pero hay quienes se encargan de invitar a toda la colonia y puntos circunvecinos. No, no opera la fe, las ganas de irse a rezar 5 misterios con sus respectivos cantos y eterna letanía. Lo que mueve a las masas son los siguientes aspectos:



  1. La cena (que generalmente es pozole, tamales, menudo pancita, mondongo o no sé como le llamen, barbacoa o asado)
  2. Los bolos. Así es, la gente va por la cantidad de bolos que se darán. Si son dos niños se supone que cada niño tenga sus padrinos, cada padrino da bolo...entonces a mayor número de niños mayor número de bolos. y luego porque se incrementa la diabetes. Entre más niños haya más gente irá, no importa que no estén invitados. La gente suele no respetar las restricciones y le da por invitar incluso a la vecina.

CUARTO MISTERIO: LA VELOCIDAD DEL REZO, LA ADORACIÓN Y LOS BOLOS

Dicen que en el seminario y en algunas ordenes religiosas rezan el rosario de 15 misterios, pues si lo hacen que bien y mis respetos por aguantar tanto. En un rosario con motivo de levantada el remix es lo que abunda, la brevedad se agradece y si solo fuera la letanía estaríamos en la gloria. Cuando se reza la lluvia de amén, ruega por nuestros cae como granizo enfurecido: un amén por aquí, otro por allá. Parece que llevan prisa por terminar, parece que quieren romper récord guiness para ser la rezadora o el rezador más rápido del oeste. Quizas obedece al hambre, porque de todos es sabido que los asistentes suelen irse sin cenar o merendar, según la hora, para poder comer a sus anchas lo que se ofrezca de cena. La prisa no importa, el rosario no termina hasta que se rece la última parte de la letanía y un ofrecimiento final.

Ya que se terminó, y que los padrinos vistieron a sus niños en cada misterio, lo colocan en una charola que previamente fue provista de bombones, gomitas, dulces, las casi extintas colaciones o chocolates, o en el mejor de los casos de un poco de todo. Si son varios se acomodan en una fila, uno seguido del otro, y claro la persona infaltable que aventará puños de confeti a las personas que pasen a adorar (adorar al niño no es otra cosa que  pasar con una vela o luz de bengala a dar un pequeño beso a cada niño y tomar un dulce o un puño los más osados, de lo que sea que cada charola ofrezca) La adoración es el momento perfecto para saciar esos picos de venganza: el que avienta el confeti le avienta puños generosos a los que  le caen mal, en la fila para adorar no es de extrañar que de repente huele a cabello accidentalmente quemado, tampoco es extraño que la fila para adorar sea mayor a la de la gente que rezó porque luego se repartirán las bolsas con dulces.

QUINTO MISTERIO: LOS COLADOS, LOS QUE LLEGARON EN EL QUINTO MISTERIO Y LAS PERSONAS QUE HICIERON ACTO DE PRESENCIA JUSTO ANTES DE SERVIR LA CENA

Una vez que el "pastores venir, pastores llegar a adorar al niño que ha nacido ya" se cantó hasta que pasó la última persona, la gente sale o llega de todos los rincones. Si hay mucha gente se hacen filas ,si no, los padrinos pasan al lugar de cada quien. Muchos ya llevan una bolsa de su casa para guardar los bolos, sobretodo si los niños son más de dos. Tampoco hay que extrañarse si se escucha la frase "me da uno para mi hermanito que no vino". Bolos a diestra y siniestra. Los bolos por lo general llevan: unos fritos, cacahuate, naranja, dulces varios, chocolate y galletas. Otros se ponen espléndidos y hacen bolos enormes, otros dan un chocolate o una bolsa de papas a los asistentes y uno cree que los proveedores se equivocaron, que la tiendita de la esquina no es ahí pero no: hay lugares en que la fila para dar el bolo va dar a la calle, hay quienes llevan hasta 10 cajas abastecidas de frituras, hay quienes hacen hasta 200 bolsas de bolo y les faltan

La cena: los que no fueron por el bolo fueron por la cena: ya sea la barbacoa, el menudo, el pozole o los tamales. Usualmente son tamales y por lo general son de carne de cerdo enchilada o "rojos", de pollo, y de queso, No hay que a olvidarse de los aderezos: las salsas, la crema y tampoco de las bebidas que en el más práctico de los casos es refresco de cola y en el mejor de estos: refresco, champurrado y café de olla. Es muy clásico que la gente pida "un taco" o "un tamalito para llevar" (personalmente creo que es mejor que el anfitrión te lo ofrezca a ir a pedir pero hay mucha gente que va y pide) Una vez que les dieron su taco y llevan su bolsa repleta de bolos se van felices, esperando la invitación o colarse a la próxima levantada.

LA LETANÍA

En mi tierra abundan las levantadas, si alguna vez andan por aquí entre enero y hasta antes del miércoles de ceniza, no se sorprendan si ven puestos llenos de niños dios, de vestidos o si ven letreros que digan "todo para su levantada" o "se hacen bolos desde $5 hasta donde de su presupuesto alcance", tampoco se extrañen de leer "se reparan niños, se confeccionan vestidos" Fuera de la fe con la que rezan las personas mayores, el hacer rosarios con motivo de levantada es fomentar todo una industria.
Amén.


por: VBLB (LoVB) sábado 26 de febrero de 2011. 




***Las imágenes las tomé de diosito google y son meramente ilustrativas si son de alguien y deseen que sean eliminadas me contactan y con gusto serán eliminadas****

4 comentarios:

Mr. Hyde dijo...

Nunca he ido a un Rosario pero parece mucho más complejo de lo que imaginaba O_O, me pregunto cuanto dinero movera esta industria en México, ¿en que epoca del año suelen celebrare? ¿Te sabes los rezos? ¿Alguna vez intentaste sustituir a un niño jesus con un muñeco de Action Man?

Muchos Misterios

Sonrisas n_n

Marlene dijo...

Ándale!! ¿¿Tengo una Tocaya que cumple años Hoy??

Mmhh! interesante! interesante!

Me gusto el Rosario en Saltillo. Pero hay algo que yo nunca diría:

""me da uno para mi hermanito que no vino"

Besos amiga
M.m.

Maria F dijo...

Zaz ! eso me recordo la ultima vez que asisti a uno :( todo el rosario de rodillas ... pero bueno la cena despues valio la pena ..jeje

Pamela R dijo...

Hola

Se me habia pasado leer este post.
En mi familia siempre hacen Rosario para levantar y acostar al niño, es toda una tradicion.

Es como tu dices la mayoria va por los bolos y por la cena, siempre acudimos a la casa donde vivia mi abuelita....son 5 niños así que dan 5 bolos y con otra tia son otros 5.....así que en diciembre y enero junto muchos dulces.

La verdad no soy muy dulcera y solo me como unos dulces, algunos los regalo y el resto siempre van a dar a la basura(es que no se que hacer con tantos dulces).

Y si lo tipico son los tamales de chile rojo con carne de cerdo y tambien hacen de dulce(con coco, pasas y nuez).

saludos Vivi