ribbon

martes, 12 de abril de 2011

Les libros presenta: EL VAMPIRO DE LA COLONIA ROMA

Cuando hice el primer post albergado bajo la etiqueta de *Les libros* mencioné que hablaría de uno que no entra precisamente en literatura lesbica, bien, el libro es este: El vampiro de la colonia Roma. ¿Por qué? Porque cuando dicen por todos lados que es un "clasico" de la literatura gay, considero que no exageran y no está demás tomarse unos minutos para leerla; es una novela que por su estructura se puede leer en el camión, en una sala de espera  y porque no sustituir la típica literatura de sanitario de sala de espera en estética.




ENTRE GAYOS, VESTIDAS, CHICHIFOS, JOTOS, ADONIS Y PUTOS, ENTRE PURO AMBIENTE: EL VAMPIRO DE LA COLONIA ROMA.

Luis Zapata  (Chilpancingo, Guerrero. 27 de abril 1951) escribió en 1978 El vampiro de la colonia Roma y fue publicado por editorial grijalbo.
No faltó quienes dijeran que la novela se vendiera dentro de una bolsa "para no alterar" ni "dañar" a nadie.


Estamos ante Adonis, un joven que nos cuenta con una gracia y una amena charla de café de esas que uno quiere que sigan y no terminan todas sus peripecias. Así, nos damos cuenta que es originario de Tamaulipas. consentido por sus padres y esa fascinación por masturbarse pensando en hombres. Lo de Adonis es porque feo no era.


Lo de vampiro es sencillamente porque él vive de noche y como dice una canción "de la noche son las cosas del amor" (y del sexo).


¿Qué tiene de particular esta novela? ¿Por qué hay que leerla? Fue escrita en 1978 cuando la identidad gay, como tal comienza a formarse en México: surgen las primeras organizaciones de homosexuales, empieza  darse un activismo en pro de los derechos, el término gay comienza a utilizarse (en la novela no se menciona, la referencia más cercana es  "gayo"). Por si el contexto fuera poco está el tema: la homosexualidad, que no es el hilo negro, ni la panacea, porque siempre ha existido y, como en todo, hay quienes concuerdan, quienes discrepan, pero ese no es el asunto. Estamos frente a una novela en que se llama a las cosas por su nombre: al pan pan, al vino vino, a la loca loca, al chichifo chichifo (en el argot gay, un chichifo es un homosexual que se prostituye con hombres)  , todo dentro del "ambiente", así es: dentro del ambiente gay, del México de finales de los 70 en los que se relatan usos, lugares y costumbres: donde se prostituían, los mejores lugares para "ligar", los baños de que conocidos restaurantes tenían hoyos en sus paredes para poder ver el pene de los otros ( y no para sentirse ultrajados, digamos que ese era el asunto; sé donde es, te quiero ver, abro el orificio en la pared, que expresamente hicimos para tal efecto, veo la mercancía y decido si me gusta y decides si te gusta lo que te ofrezco.





"mi hermano en ésa época estaba viviendo con una loca que trabajaba 
en el teatro blanquita en las coreografías ¿no? en los bailes […] se llamaba Efrén algo pero le decían la frenchi imagínate frenchi qué horror 
¿no? las locas son las que nos desprestigian a los homosexuales serios 
je a los que no tenemos que andar gritando a los cuatro vientos que 
somos putos bueno pues entonces mi hermano vivía con el tal frenchi 
y hacían vida de pareja haz de cuenta que mi hermano era el hombre y 
el otro mono la mujer yo me figuro que era nomás pasivo ¿verdad? que 
nomás mi hermano se lo cogía ah y además le era fiel"





Una historia sin tapujos, sin miedo a las palabras. Adonis, nuestro protagonista se prostituye y nos habla de ello, del modus vivendi. Pero no solo de eso, sino de otros estereotipos: de las locas, de los bellos efebos,e l culto por el cuerpo  y demás situaciones que pueden adjudicarse a la "estética gay" y entrecomillo estética porque solemos confundir estética con belleza, se estético per se, lo bello o demás adjetivos son cuestiones subjetivas, lo estético es por el hecho de ser. Es decir todos somos estéticos por el hecho de ocupar un lugar en este espacio pero si le preguntan a la mamá de cada uno de nosotros va decir que somos lo más hermoso y magnífico que se ha parido en esta tierra (ya ni entrar en los distintos puntos de vista) Retomo, a la estética gay en su concepción habitual se le adjudican: el culto al cuerpo, las relaciones pasajeras, la promiscuidad, lo sórdido, lo subterráneo, la vida del submundo.


“y el tal rené también estaba muy cuero 
muy bueno que estaba moreno claro de pelo chino voz de pito y nalgas 
de pera”


En la cita anterior podemos observar como hay juicios que la mayoría podría decir que es un comentario "bien gay" aunque si lo vemos fríamente en el mundo heterosexual también se presentan dichas expresiones.

“estoy seguro de que ni siquiera tenía admiradores 
el mono ese estaba re feo qué bárbaro prieto panzón y chaparro”

Acá observamos el opuesto. Se supone que se deben mantener ciertos estándares y la novela nos los presenta...pero seamos honestos "de todo da la mata"

Total que nuestro Adonis se prostituye, le da vuelo a la hilacha, le da alegría a su cuerpo, Macarena  pero los excesos cansan y la disyuntiva existencial llega, y lo hace a tal grado que nuestro vampiro deja de sentirse tal para comprar su vida con la de Santa (ajá, la novela de Gamboa, la de la ingenua, pura y casta pueblerina que termina prostituyéndose).

Una novela corta, interesante, de esas que deben leerse. Es una lectura sobremanera amena, se lee en poco tiempo, a pesar del argot gay que está presente en toda la obra no complica la compresión y hasta le saca al lector unas cuentas carcajadas y lo que es mejor reflexiones. Se lee rápido por el diseño: son cintas y el lenguaje hace sentir que realmente somos interlocutores del vampiro.

Ha pasado ya tiempo desde la publicación de la obra pero hay obras que nunca pierden vigencia, esta es una de ellas y no, no porque ser gay esté de moda, no porque Tiziano y Ricky Martin ya salieron del clóset sino porque pocas obras son tratadas con tanta seriedad y al mismo tiempo tanta frescura que simplemente no se dejan de pasar las hojas hasta llegar al final.

Una novela que no pueden dejar de leer.  Su precio es accesible, no pasa de los $200, creo que a lo sumo está en $150. Y no hay punto de comparación pero mucha gente puede ver compartir el estante No se lo digas a nadie de Jaime B. y El Vampiro de la colonia Roma y la mayoría opta por la primera por su diseño, su portada que le hace guiños al pop y no el vampiro que muestra sus pastas rústicas pero el contenido: es el vampiro mucho mejor (y sí, es un juicio de valor y me hago responsable de mi impresión  y de todas y cada de mis impresiones aquí plasmadas)

Por VBLB LOVB abril 2011 #o.k!



2 comentarios:

Fernando Manda dijo...

Hay mucha lectura de aquellos años que cuentan las cosas "como son", al leer tu post me acrodé de los libros de Luis Spota, que hablan de política mexicana. Sí, ya sé que no tiene nada que ver, pero es chido encontrar libros que hablan sin tapujos de las cosas que a todos molestan por "inmorales" jaja.

Yo te dejo este ensayo sobre el libro, aunque menciona mucho de lo que tu dices jeje. Ni cuenta que era un chichifo D:

http://148.202.18.157/sitios/publicacionesite/pperiod/takwa/Takwa1112/rodrigo_laguarda.pdf

Ya me largo. Saludos!

Pamela R dijo...

Habia escuchado hablar de este libro, pero la verdad no lo he leido, si tu dices que es una novela que no podemos dejar de leer; tomare en cuenta tu opinión.

En estos dias que tendre de "vacaciones"(jaja, vacaciones si como no; tengo MUUUUCHA TAREA), espero poder conseguirlo para poder leerlo y cuando lo lea te dire que me parecio.

Tengo una duda, a que te refieres con: se lee rápido por el diseño: son cintas ¿que son cintas?

PD: Un buuu para los profes que encargan tarea en vacaciones.