ribbon

viernes, 20 de mayo de 2011

Libros de prestado

Aprendí de la peor forma que los libros no se prestan. Dicen por ahí que "tonto quien presta un libro y más tonto quien lo devuelve" . He de admitir que fui muy tonta al prestar algunos libros (nota: no a todas las personas. Existen a quienes con gusto se los seguiría prestando). Prefiero que si de plano quieren tal o cual libro me lo pidan, quien quite y esté en mis 5 minutos buena onda y se los regalo.


Mis reglas para con mis libros



  1. Los de Stephen King NO se prestan, no salen de mi casa (ajá es como si fueran los diccionarios de mi biblioteca) Ninguno se presta y si son primera edición, ¡menos!
  2. No los rayo. Salvo mi nombre al inicio, me voy a mandar a hacer un exlibris. No los rayo: no lápiz, no resaltador de textos, no pluma ¡no nada!
  3. Si dejo una tarjeta, una envoltura de chocolate dentro, me gusta que ahí se quede (si está ahí es porque alguna razón tiene para estar) así que no admito los comentarios tipo "¿sirve este papel?"
  4. Están ordenados por autor. Ya sé que unos los ordenan por tamaños, etc. Los míos por autor
  5. Los que tienen una adaptación fílmica, tienen su DVD o su VHS justo arriba
  6. Los lomos se les cepillan cada tanto (cada 4 meses aproximadamente) para que se conserven en buen estado.
  7. Como no tengo un espacio como el que me gustaría (con la luz y demás) los cuido lo más que puedo.
  8. No los rayo pero suelo doblar las esquinas, (no porque ahí me haya quedado sino porque hay aspectos que me interesan)
  9. Hay libros que solo los tengo en copias, aún las copias las cuido mucho.

Se me hace de mal gusto que


La imagen no tiene nada que ver con el post pero me gusta
  1. Si prestas un libro no te lo devuelvan
  2. Que los traten, diría mi abuelita, como si fueran sus patas
  3. Que si saben que no los rayas te los devuelvan todos rayados
  4. Que si el libro ya está viejito no lo traten con cuidado
  5. Que no te devuelvan las copias porque "por ser copias" las menosprecian
  6. Que tu libro tenga tu nombre en el anverso de la portada y no admitan que te pertenece
  7. Que juren por su vida que no tienen tal o cual libro (aunque sabes que sí)
  8. Que la gente no entienda que hay libros que se tienen en la primera edición, en ediciones conmemorativas y demás (si existen quienes coleccionan playeras de futbol ¿por qué no comprar un libro en las ediciones que uno quiera)
  9. Me cae mal que desdeñen los libros de Porrúa (son muy buenos) y juran que no les gustan pero no los devuelven.
  10. Ya me acordé: Me caga que le hagan el feo a los libros en PDF "que así no" "que es muy cansado" "que denigran" La verdad a mí me importa leer (claro que hay obras que me gustaría tener en físico) pero si los tiempos cambian, el papel se deshace y demás, considero muy viable que las obras se puedan preservar. Me gustan los libros, sí; pero me gusta más que la gente lea: no me importa si lee el libro, un PDF, un documento de word, o en su kindle. Los audio libros...esos son otro boleto. Estoy a favor del acto de leer independientemente de donde se haga.
La verdad prefiero ser tonta y devolver los libros que me prestan ¿por qué? Porque me gusta que me regresen los libros que presto. Después de todo no toda la gente es tan "kool aid".


4 comentarios:

Fernando Manda dijo...

Yo soy un desmadre con mis libros, casi todos los que compro ya están maltratados.
Yo los rayo con marcatextos y de repente con pluma, en especial los que tengo que son de historia o de divulgación científica D:
Los ordeno -si se puede decir así- por colores hahaha ok no, pero los ordeno por género, creo que así se me acomoda más.
Creo que leer es deporte de ricos... bueno no, pero si sale un varo :S

Pamela R dijo...

Coincido contigo en varios de las reglas que mencionas en este post.

Mis reglas:
1.- No me gusta rayarlos.
2.- Me gusta cuidarlos, para mantenerlos en buen estado.
3.- No presto libros y tampoco películas.

Una sola vez preste un libro y me lo regresaron como si hubieran bailado el jarabe tapatío sobre él.

Lo mismo pasó en una ocasión que preste una película, me la quisieron regresar después de 8 meses, pero cuando la vi estaba en pésimas condiciones, así que mejor le dije que se quedara con ella.

A mi tía paty si le prestó libros o películas, porque la quiero mucho y porque siempre me los regresa en perfectas condiciones.

ya me extendí mucho en mi comentario.

Saludos LOVB

Cynthja Garmen dijo...

qué bonito post!!
Yo tmb tengo mis libros por autor y por materia, una amiga me hizo unos estantes para mi depa y soy feliz nomás de llegar y verlos, tampoco los rayo, a menos que se hayan vuelto una extensión de mí misma (como los de Kant y Hegel). En general no los presto, sólo a gente que sé que tmb ama los libros y los va a cuídar como yo y en general me encanta comprarlos usados. Tengo dos de Freud en alemán que están editados por la editorial original en la que publicó Freud y esos nomás se los presto a mi analista.
¡Amo mis libros!

P.D. Siempre los devuelvo! (Aunq tengo uno del chato que no jeje, pero lo devolveré tan pronto como lo vea).

Besos, Vivi!!

Maria F dijo...

.....ohhh todos esos cuidados que mencionas suenan magníficos ... y sí , en ocasiones prestar un libro es darle la bendición y decirle Adiós ... jajaja me ha pasado mucho .... al menos espero que lo disfruten si ya se lo clavaron ... y los míos si están todos rayados :( ... Cuídese