ribbon

martes, 18 de octubre de 2011

Las suegras que sí tuve (parte 2)

Once upon a time...

Luego de "más bueno que el pan" pasó un tiempo considerable para que volviera a ser novia de alguien (uuuuh qué tiempos aquellos) luego siguió el rebelde sin causa, ese niño traído por el smog, las estaciones del metro y ese particular "tonito" que muchas veces tienen las personas de "mexicalpan de las tunas" así decía él,eh. Y me mofo un poco así como el se mofaba de que "hablabamos golpeao´".

Entre que la ex novia que no daba crédito a que ese niño tan asediado que fue su novio la hubiera dejado por mí (porque en su momento "más bueno que el pan" me dejó por ella) y que media secundaria pensaba que era "la venganza de LoVB" pues fue un desorden. Nadie daba crédito a esa relación...

Un día, "El rebelde sin causa con un no sé qué que qué sé yo que ahí fui a parar" me invitó a comer. Le dije que sí y pensé que iríamos ese lugar de comida rápida que según el spot "me encanta" o alguna pizza, o de plano que su invitación a comer sería una nieve o ¡algo propio de los 15 años cuando estás en secundaria" pues no, me llevó a su casa, con su mamá. Claro que como una cuadra antes de estar en la casa le dije "por qué no me dijiste que iba a conocer a tu mamá, hubiera traído algo para la comida, me hubiera cambiado, mira que ñoña me veo con el uniforme" y entre que yo decía una lista infinita ya estaba ahí frente a la puerta viendo una mesa dispuesta para tres comensales. Como si eso fuera poco, se me presenta una señora muy alta (nada que ver con la estatura baja de su hijo) con un porte más español que mexicano, un rostro reacio, indoblegable pero con un amor inmenso hacia su único hijo (él tenía más hermanos, medios hermanos a los que veía como hermanos completos pero él era el menor)

La comida, la verdad, estuvo muy rica: fue spagueti a la blognesa, todo fue bien hasta que el gato de la señora entró en acción y me dio una alergia terrible, la señora me dio un antihistaminico, el cual me sirvió mucho porque tenía ensayo.  Me preguntó del teatro, de la escuela, de mi familia etc.

Con todo y su pinta de matrona me cayó bien, una señora amable e interesante y le agradé.

De repente la señora comenzó a aparecerse junto a su hijo en mi casa. Recuerdo una vez en pleno domingo, mi mamá y yo limpiábamos la casa, se quedaron a comer. A mi mamá casi le da el infarto porque los domingos no se cocina, ese domingo cocinamos pero nada como para "tener invitados" la señora se portó de lo más normal, la comida le gustó, mi mamá me veía con cara de "qué onda con tu relación", se fueron.

Obviamente tuve que dejar en claro que yo no los había invitado a comer y que mi relación era PARA MÍ, una relación de lo más normal. Excepto que llegaron sin anunciarse, a mi mamá le agradó la señora y mi en ese entonces novio, también.

La señora se apareció otras veces.

Todo cambió cuando la señora llamó a mi casa pidiendo hablar con su hijo y su hijo no estaba conmigo. Luego su hijo me puso el cuerno con mención honorífica porque nadie lo ha hizo con tal descaro como él. Obviamente mi mamá dijo que no quería volver a ver al "niño de mexicalpan de las tunas", y así fue.

Las infidelidades yo las perdono pero no las reconcilio.

Tiempo después, mucho tiempo después, "el niño que trajo el smog" abrió un negocio, su mamá me invitó, me preparó una cena riquísima con un chimichurri como casi ninguno. Se interesó por mis estudios, mi vida grosso modo y por mi abuelo que conoció y ah como se caían bien, aparte mi abuelo era un coqueto (ejem). Ese día  más que platicar con su hijo platiqué con la señora (reitero, muchos años después), ella seguía con ese porte inmaculado y ese sazón en la comida que me gusta tanto. Me dijo "ay LoVB qué pena ya ves como son estos muchachos pero pues una es la mamá" (eso en referencia a situación tan incómoda entre su hijo y yo) que a ese punto ya estaba más que superada, insisto perdoné la infidelidad pero por más intentos que hizo nunca volví con él. Eso sí, un día tenía un antojo terrible de tacos e hice uso de mi posición, me llamó, le dije que me llevara a cenar tacos (aunque me tuviera que chutar toda una conferencia de los tacos en mexicalpan de las tunas vs los tacos en saltiyork).

Si la señora y yo nos topamos con certeza sé que nos saludaremos amablemente.

1 comentario:

Pamela R dijo...

A la mamá de el rebelde sin causa, seguramente le hubiera gustado que siguieras siendo su novia, lastima metió la pata.

Cuando estuve viviendo en Aguascalientes, mis amigos al principio me decían que hablaba muy golpeado, después creo que se acostumbraron o tal vez yo empecé a hablar como ellos "cantadito".


Saludos Lovb