ribbon

sábado, 22 de octubre de 2011

Las suegras que sí tuve (parte 3)

A la mamá de "Woostock" la conocí en la graduación de la preparatoria,en ese  momento él y no no éramos si no amigos. Cuando vi a su mamá,.una mujer sumamente amable y con unos genes sobremanera guapos, me cayó muy bien. Fue como cuando por defecto alguien simplemente no te cae bien, también ocurre que por defecto alguien te agrada, así me pasó con la señora.

Comenzamos una relación casi un mes o un poco más, después de graduarnos. La primera vez que fui a su casa fue porque íbamos por el carro de su papá, así que conocí a sus hermanos, a su papá (muy bromista) y a su mamá. No pude pasar por alto el buen gusto de la señora para decorar la casa, hasta se lo comenté a mi madre.


Desconozco exactamente como se fue forjando nuestra relación: creo que fue a lo largo todo el tiempo que mi noviazgo con su hijo duró, mismo que hasta la actualidad, por extraño o bizarro que parezca es el más largo que he tenido.

A la señora le fascinaba platicar conmigo y a mí con ella. Aveces nos tocó a los tres salir, otras simplemente coincidimos los papás de mi entonces novio y nosotros en los mismos lugares.

Siempre fue sumamente linda conmigo, nunca recibí ni he recibido de su parte malas caras o malos modos.

Una vez tuvo un rosario y le fui ayudar, fui una especie de anfitriona a su lado, nos divertimos acomodando gente y sirviendo comida.

Algunas veces fui a comer a su casa (fui muchas) pero en los cumpleaños iba expresamente a comer platillos de celebración, debo decir que la señora cocina muy bien (y sí, a mí se me conquista por el estómago)

No sé en qué punto, "Woostock" le dijo a su mamá que entre mis millones de manías estaba el comerme los sandwiches en triángulos y siempre me cortó así los sandwiches, siempre. A mí me daba pena porque nada me costaba comerme el sándwich entero.

Platicamos, comimos, paseamos y compramos juntas. La verdad la señora tiene un gusto exquisito y si a ella le dicen que comprarme un regalo es una misión imposible va decir que es falso. Siempre tuvo el detalle correcto.

A mí no me costó en nada corresponderle.

A pesar de que hace ya años que su hijo y yo no tenemos una relación de noviazgo, porque por disparatado que pueda sonar seguimos siendo grandes amigos, la señora y yo nos seguimos llevando terriblemente bien. Sabe que en mí tiene una amiga y viceversa.

Cuando falleció mi abuelito, la señora me acompañó (cuando me abrazó pude realmente soltar el llanto) y puedo decir que siempre está al pendiente de mí.

A veces aún me regala detalles y eso es muy lindo.

La señora es una dama, es hermosa no solo por fuera si no por dentro y es una fortuna poder contar en mi vida con persona de la calidad humana de ella.

1 comentario:

Pamela R dijo...

wow! hasta el momento este es el relato de las suegras que si tuviste que más me a gustado.

Una bella amistad, probablemente poco común, pero cuando se trata de ti, nada es común....


Saludos Lovb