ribbon

miércoles, 12 de octubre de 2011

Si los niños gobernaran el mundo (lado b)

En el post anterior comentaba sobre lo viable que considero que los niños tengan sus ideas tan claras con respecto a determinados temas,. en este caso: el ser homosexual. Me lo dejaron claro con su "a mí no molesta que hayan gays en el mundo" y su "no les digas jotos". Siempre he dicho que en la medida que nosotros lo tomemos con "naturalidad" y lo entrecomillo no porque lo sea, si no porque social y culturalmente se le ha considerado así, por mencionar algunas.

Si comenzamos a hablar de todos los temas, de acuerdo a la edad de los niños, sin ocultarlo, llamando a las cosas y situaciones por su nombre, tal vez y solo tal vez el futuro de este mundo esté manos de mejores conciencias.

Pero la moneda siempre tiene dos caras:

Es cierto, también lo he dicho muchas veces, que cuando niños podemos ser muy crueles. Podemos verlo desde "la perspectiva infantil", no dejo de lado  que como en todo influye la educación, y el telón de fondo que es todo aquello que cargamos, que nos define y sin duda nuestras bases comienzan en la infancia.

Un día, un niño estaba simulando tener un walkie talkie en la mano, decía "positivo, positivo", sus amigos estaban situados arriba de árboles y camionetas. En una de las casas tenían a unas niñas con los ojos vendados y las manos atadas en el respaldo de la silla. Luego dijo por su simulado walkie talkie "si no me dejas la lana me los voy a chingar" así, con ese lenguaje, niños de  entre cinco y seis años. Supuse que fueron de esos niños que sus mamás y parientes les aplaudían cuando en vez de pronunciar mamá decían "puto".

Cuando escuchamos eso, mi mamá y desaceleramos el paso. Mi mamá le preguntó a qué estaba jugando. Él sin inmutarse dijo "Es que tengo secuestradas a ellas porque soy zeta, soy sicario y si no me traen una lana, me voy a chingar a las que tengo secuestradas y a los que no me den la lana" (las niñas estaban amarradas con nudos que tal vez serían la envidia de un marinero o mínimo de un scout)

Nos abrimos paso, me dice mi mamá "te das cuenta están jugando a ser sicarios", por supuesto que me di cuenta, me pareció muy lejano cuando yo jugaba a "cerillito y congelado" o  los "hilitos" o "los calabaceados" ya en mi infancia habían campañas para no fomentar el uso de las armas mediante armas de juguete, y no exagero y quiza caiga en ese cliché de "en mis tiempos" pero cuando yo jugaba en la calle (ahora ya no sé que tan viable es jugar en la calle) las pistolas muchas veces eran de agua y las patrullas con sonidos reales eran muy codiciadas. Creo que por algunos era más cotizado un "tirabolijas" (esos artefactos hechos con un pedazo de la boca de bote y un globo) levantabas bolitas de la lila del vecino, se hacían dos bandos y se hacian los "bolijazos" ahora que lo pienso era como una especie de street gotcha. Nunca supe de nadie que jugara a secuestrar o otro, que jugara a ser zeta, que jugara a ser sicario...en este lado b de la moneda tampoco pierdo la capacidad de asombro...si los niños gobernaran el mundo, ojalá que no sean los que juegan a ser sicarios, aunque alomejor de manera indirecta gobernarían, tal como sucede ahora.

1 comentario:

Pamela R dijo...

uy, con este posto me hiciste recordar cuando salia a jugar a la calle con todos los niñas y de la cuadra, jugabamos a las escondidas, futbol, vóley, brincar la cuerda, etc.

Me gustaba hacer la tarea desde el viernes, para poder salirme a jugar el sabado desde temprano hasta que se hacia de noche(solo haciamos pausa para comer).

Respecto a jugar a los sicarios, también me a tocado ver algunos niños de mi colonia jugar así, la verdad no entiendo porque les gusta jugar a eso, se que probablemente se ven influenciados por todo lo que ven en la tv(incluso en su casa), creo que los padres necesitan estar más atentos a lo que hacen sus hijos, procurar que tengan una bonita infancia y tal vez así a esos niños no les interesaría jugar a los sicarios.

P.S buen programa el de ayer, voto porque dure 1hora más.

Saludos Vivi :)