ribbon

domingo, 13 de noviembre de 2011

Farewell

No sé si en todos los lugares pero donde vivo, el estudiar letras españolas implica entrar a un microcosmos. Dicen que existen 3 grados de separación entre las personas, cuando entras a letras esos 3 grados, desde mi perspectiva se reducen a uno. ¿Por qué? Es simple: las personas que permanecemos en la carrera somos pocas. En mi generación egresamos 10, en generaciones anteriores han egresado 5, creo que en algunas menos de 5. Todos terminamos por saber quien es quién. Quizá no sepamos toda su vida pero sabemos con quien se junta  y ese tipo de situaciones.

En el verano o finales de primavera falleció una compañera, ella egresó un año antes que yo. No era mi amiga pero compartimos el taller de teatro, sabía que estaba casada, que estaba viviendo en otro Estado. Era joven, si acaso era máximo 3 años mayor que yo, lo cual no es nada.  Un día, de repente me enteré que falleció. Antes de asimilarlo pensé en lo joven que era, en que pudo ser un accidente automóvilistico: me  la imaginé conduciendo de la ciudad en la que radicada a la nuestra...imaginé que en el trayecto algo fatal y lamentable había ocurrido: no fue así. Fue un accidente en su casa, se golpeó la cabeza y ya no se pudo hacer mayor cosa. Fue cuestión de una hora, para que creo todos "los de letras", tuviéramos conocimiento de la mala nueva.

Hoy, meses después del fallecimiento de la compañera mencionada en el párrafo anterior, me llama un amigo, vivimos cerca, así que usualmente me visita en mi casa. Si me llama es por algo importante o para preguntarme si puede pasar a la casa. Abrí el facebook, una compañera, de letras, ponía en su muro algo como esto (no la cito textual) "No la traté mucho pero se río mucho de unos videos que hicimos en unas clases que llevó con nosotros" Le pregunté qué había pasado "ya es un ángelito" me respondió.  Justo el jueves  estuve en la Universidad, en mi facultad, para tener una participación en una mesa de egresados. Ahí estaba la chava de la que ahora todos mencionábamos. Llamé a mi amigo, me dijo "Falleció"  él ya iba rumbo a la funeraria, me levanté, me di un regaderazo, justo iba para allá, me llama y me dice que ya ni él la había alcanzado. Colgaba mi teléfono cuando  levanté el periódico del día de hoy, vi la foto de la compañera en cuestión, leí atenta " TENÍA APENAS 25 AÑOS,ESTUDIABA EN LA UAdeC. ESTUDIANTE SE QUITA LA VIDA" Decía que se quitó la vida el sábado ...ató su cuello con un cinto de tela a un ventilador de techo..." Le doy vueltas y no me termina de caber en la mente. La vi y la vi sin mayor novedad...casi tres días después ya no está y ya no va estar nunca más.

Ninguna de las dos eran mis amigas pero de ninguna me da gusto que haya fallecido de la manera en que ocurrió.

Siempre es más complicado para quienes nos quedamos.

Estén en donde estén, tengo la certeza que deben estar mejor porque sea a donde sea que se va lo que resta de nosotros nadie ha regresado.

Que descansen en paz.

2 comentarios:

Marlene dijo...

Esa sensación de ver a la persona días antes de su fallecimiento, platicando frente a ti, mirándole la vida en los ojos... y dos días después enterarte que ya no está es indescriptible. Es BRUTAL. Creo que la mayorìa de nosotros ha vivido momentos así. Yo tuve un compañero en la prepa que hizo lo mismo... y ha sido (hasta la fecha) díficil de asimilar, porque yo fui de las últimas personas con las que estuvo. Era un viernes y saliendo de la escuela nos sentamos la banqueta. Compartimos el único cigarro que yo traía y mientras lo haciamos, él me conto un par de chistes, muy buenos. Tenía una maravillosa sonrisa. Nos despedimos con un amistoso beso y dos días después nos enteramos los de la clase que nuestro amigo se había pegado un tiro en la cabeza.
Jamás entenderé que fue lo que paso...
Que triste post, me hizo recordar .. me voy nostálica al trabajo.
Bonito día
=(

Maldito Desgraciado dijo...

Changos, hace mucho que no te leía y ahora vengo y me topo con cosas de estas, eso no rifa. Creo que a nadie le complace la muerte de un compañero, aunque lo trates bien o no, siempre es dificil asimilar que de un ratito a otro alguien con el que compartiste cierto espacio ya se fue. También creo que cuando alguien conocido, de la misma edad, muere, siempre hace que reflexionemos un rato. La vida es cruel, neta.
Un abrazo.