ribbon

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Gym. 1.1 (algo de lo bueno)

Hace ya tiempo que mi deseo era ir al gimnasio y por diversas razones no iba. Una de las razones principales era que no quería ir sola. Total que mi mamá se animó, resulta que aunque vamos juntas, cada una tiene su rutina bien definida.

A mi mamá le da mucha risa (porque yo decía "es que no voy a conocer nadie") o similares y cuando estamos haciendo calentamiento en la caminadora la que se la pasa saludando gente soy yo (je). La verdad es que tanto mi mamá como yo nos hemos topado con amistades, muchas que hace tiempo considerable que no veíamos. Eso es bonito y divertido.


El mes pasado que me enfermé, duré una semana sin ir. Fue lindo que la gente del gym, como mi entrenadora y las chavas de recepción me mandaran saludos e incluso algunas socias que solo conozco de hola-adiós le preguntaran a mi mamá por mí.

Hace días me topé con una amiga de la prepa, ella y yo éramos un súper equipo, una dupla genial. Con ella sí me gustaba trabajar en equipo pero el gusto me duró poco porque justo cuando yo cursaba mi teóricamente primer semestre ella se graduó (snif, si me dolió porque era muy buena amiga y se trabajaba excelente con ella) pues un día estaba yo en un aparato para tonificar las piernas ...

-Ya vas a terminar
-Ya, solo me falta una serie -le respondí sin ver completamente quien era.
-No te apures flaca, yo te espero.
¡flaca! a mí, en el gym-pensé. Volteé a verla

-¡Heeeeyyy! te estoy viendo desde que estabas en el diez blanco. Y tú bien concentradita en tus series ¿Ya no te acuerdas de mí?

-¡No juegues, obvio sí!
Y nos quedamos viendo pero como ambas estábamos casi igual de sudadas nos dimos un abrazo que la verdad sí le hizo justicia a casi como diez años sin verla.  En mi reproductor justo sonaba vasos vacíos y a ella le fascinan los Fabulosos. En eso me preguntó si aún me gustaban los Fabulosos y le pasé los audífonos. Se botó de la risa. Pues  resultó que tiene 6 meses asistiendo, exactamente el doble de lo que yo. Llegó la entrenadora (es la misma la mía y la de ella) y dijo "así que mis niñas se conocen" y nosotras todas chipil le dijimos al unísono que sí.

Un día una chava me preguntó cómo usar unos aparatos y le dije como. Ese día mi amiga me dijo que su hermana había ido al gym unas veces, que una chava le había ayudado me dijo si era chava era yo. Primero le pregunté tu hermana se llama Cristina, es alta delgada con el cabello oscuro y los ojos de color claro. Me dijo que sí que era su hermanita, no me aguanté preguntar cuántos años tiene su hermanita ¡los mismos que yo! claro que Regina me sigue viendo como su amiguita y a su hermana pues con más ganas la ve peque.

El caso es que todo mundo, o eso parece, va al gimnasio. Me da gusto cuando me reencuentro con mis amistades. Claro que también existen las chavas que van su actitud de "yo la buenota" y las que nomás no me dan ganas de dirigirles la palabra pero de todo da la mata.

1 comentario:

Pamela R dijo...

me encanto tu relato del gym.

Un aplauso para tu mamá, que padre que vaya contigo al gym, y genial que te reencontraras con una buena amiga.

Me encanto la frase "yo la buenota"...(que risa), ya me las imagino.

P.S Felicidades por el programa de este martes, cada semana mejorando.

Abrazos!!