ribbon

jueves, 20 de septiembre de 2012

Como dice la canción: "la política no es para mí pero me preocupa el porvenir"

Hoy más que nunca recordé lo siguiente...

Cuando estaba en la preparatoria, mi maestra de química se "lanzó" para directora del plante. Los alumnos éramos los más contentos porque su triunfo supondría beneficios para el alumnado,que los iban y no estudiaban pero "pasaran" porque eran jugadores del equipo de fút americano dejaran de ser alumnos regulares, mejor uso de recursos y bueno ¡todo sería miel sobre hojuelas"  pues ahí anduve metida en la campaña hasta las chanclas: repartí folletos, vi anochecer y amanecer en el plantel de la prepa. Vi como los "de siempre" los corruptos, los colaboradores del que quería ser el director y perpetuar su burocracia se burlaban en nuestra cara, ganaban adeptos vendiendo calificaciones, regalando playeras y hasta ponchando llantas de carros, sobajando alumnos, agrediendo la casa de campaña, acarreando alumnos de otras facultades y haciendo gala de su extenso vocabulario mentado madres. Para no hacer más largo el cuento, nuestra candidata no ganó la elección porque nos la robaron y el maestro que más he detestado dijo "ya nos los chingamos les ganamos la elección" Aprendí de un modo muy desagradable como funcionaban los hilos polacos. Hubo segunda ronda y demás y siempre nos "ganaron". En mi graduación "el que ganó" me entregó mi certificado. La maestra se ha lanzado en varias ocasiones más y todas ha "perdido" es triste saber que ya le dicen "nuestra AMLO" sencillamente los intereses a ese nivel son tan grandes que no puede ganar, no puede aunque todos los alumos de cada elección hayamos votado por ella.

Aquella vez, que andaba como diría mi abuelita "en la punta del pedo" ya el día de cierre de campaña, agredieron la casa de campaña, rompieron las protecciones de la ventanas, mentaron madres y comenzaron a dañar los carros de los maestros. La situación se puso densa y fea, ya era noche y llamé a mi mamá para que fuera por mí lo más rápido posible.


Tiempo después en mi primera facultad, la que era la directora llegaba en ostentosas camionetas, eso sí nos "daba" y lo "" porque esa facultad tenía las cuotas más altas de toda la universidad, unas libretas plastificadas muy bonitas que de regaladas no tenían nada. Los maestros que la apoyaban eran los barcos, los flojos, los que nunca veíamos en clase pero si los veíamos en sus mega carros o camionetas. Luego quedó uno de sus achichincles como director. Ahí ya no me involucré, ya no quise estar en la "punta del pedo" mi estómago no está hecho para esos trajines


Por último en mi segunda facultad tuve una maestra a la que admiro y  respeto y considero una de las personas que más me ha enseñado y con un sentido de la justicia que casi a nadie le he conocido. Hubo elecciones, la opinión que tengo sobre el director que salía no es nada grata. Le insistimos que se lanzara para directora y nos dijo "No tengo el temple para eso: no soy hipócrita, no puedo poner caras y quedar bien" *aclaro que la parafraseo, no es cita textual.


Y hoy recordé eso, al ver a un lame culos o como diría otro maestro a un "lambe botas" así lambe, que hay una canción que dice "la política no es para mí pero me preocupa el porvenir"

No hay comentarios: