ribbon

lunes, 26 de agosto de 2013

De fiestas, tristezas y no sé qué más

Si se trata de honestidad no tengo la menor idea de cómo he sobrellevado estos días, de verdad no. Por todos lados me dicen "te ves triste", "platicas, estás pero en algún momento divagas"...mi mamá, bueno, ya no sé cuántas veces me ha visto llorando,mi almohada si pudiera quejarse creo que se quejaría. Sin embargo trato de vivir los días, aunque más bien creo que los sobrevivo.

No, no he fumado aunque a momentos me carcome el ansia.
No, tampoco he dejado mis tratamientos médicos, aunque también me dan ganas.
No, no he dejado de correr (cuando comencé a correr fue por mera terapia, correr como un acto terapéutico) y desde hace años que corrí por primera vez y terminé empapada en llanto no me había vuelto a pasar.
Tampoco he dejado mis pastillas para dormir
He bajado mucho de peso, creo que la entrenadora me va poner a comer (aunque extrañamente creo que estoy logrando lo que tanto quería lograr cuando comencé ir al gimnasio). Incluso la entrenadora me llama y me dice ¡a entrenar, ándale! y ya de plano si me ve muy desganada, me cambia la rutina o de pronto ya estamos hablando de otra cosa y me distrae. La verdad la entrenadora se ha portado de lujo.
Tampoco se me olvida que vivo uno de los procesos más crudos de mi vida, y hasta ahora el acto amoroso más grande que nunca pensé tendría que hacer: el dejar ir, el desapego.


Hace unos días, una prima cumplió 15 años, mi idea original: ir con mi novia, como el tiempo lo cambia todo llegó la fiesta y pues ya no tenía novia. Invité a un amigo, quien amablemente accedió a ir conmigo. Antes de que llegara e incluso en la misa (a la que fui) no sé cuántas veces me preguntaron por mi novia...yo entre que pensaba por qué no llega mi amigo, o mis otros amigos y me libro o evito asunto, mi madre me veía con ojos de contestas o contesto o evadimos y en eso una prima me salvó: dijo ya no tienen la relación y no está en condiciones de contestar, giré y huí: LI TE RAL. Y sí: me cuesta todo el ser responder a las preguntas, creo que es porque aún estoy en fase "no me cae el puto veinte" (todo fue tan rápido) y sí: la gente coincide en que se me filtra la tristeza aunque me ría pero nunca había estado así por alguien: no había amado- amo a alguien así (ajá, aún en presente y aún pienso en plural)...mis primas, bueno hasta mis tías me preguntan y siento que todo se me hace bolas, me ven y me abrazan y ya.

El día de la fiesta, mi amigo llegó (un amigo de hace muchos años, un chavo que adoro, respeto y admiro) de quien siempre supe que su pinta era muy grata pero él tardó en darse cuenta. Total que llega, le reconocí lo guapo que iba, lo rico que olía (detesto que las personas huelan mal) y celebré que íbamos muy combinados. Nos abrazamos y me susurra al oído ¿Entonces sí terminaron? y entonces mi abrazo que se hizo más fuerte le dio la confirmación.

-Vas a estar bien. Eres una mujer una mujer maravillosa, eres de las mejores personas que conozco no tienes por qué estar mal, aunque estás en todo tu derecho de pasar por el proceso. Hace ya tres años que no ando con (la que era su novia)
-A poco ya pasaron tres años de que no andan
-Tres
-Pues llevas muy bien la cuenta, eh
-Pues me costó mucho, eh.
-Y has tenido relaciones importantes
-No
-¿La buscas en todos lados?
-Nunca la busqué en todos lados
-¿Cuánto duró tu relación más larga después de ella?
-Tres meses
-Yo sabía que estabas estable con tu novia pero nunca sentí que fueras de ahí
-¿No? Yo tampoco nunca me sentí realmente de ahí
-Vamos a dejar esto de las relaciones de lado y vamos a entrar, va
-Ya no fumas, verdad
-Hace años que no. ¿Fumas?
-No.

Entramos, platicamos, luego mis primas me preguntaron quién era él. Y sin más una prima va y dice

-¿Qué no se supone que te tiene que acompañar una mujer?
-(Risas colectivas)
-¿Por qué se supone?
-Pues porque eres gay.
-Tú no eres gay y vienes con puras mujeres...
-Mmm ok, punto para ti, no es fácil encontrar un novio, yo creo una novia tampoco.
-Pero su novia se lo pierde
-Ya no es su novia, perdón, es que bueno ya no es...
-Bueno, por qué no cenamos y dejamos mi vida sentimental de lado.

Ya luego mi prima se fue y mi amigo comenzó a molestarme con ese tino que ha tenido desde la secundaria (yo moría de hambre), me dijo que si no íbamos a bailar CLARO QUE LE ADVERTÍ DESDE QUE LO INVITÉ QUE SOY UN ASCO BAILANDO. Le dije deja que coma, ya luego bailamos todo lo que quieras. Show de meseros y había uno que era la onda, de verdad qué bien bailaba ese señor. Nosotros le aplaudimos y le gritamos como posesos. En eso llegó la comida (y debido a mi tratamiento y demás) hay muchas cosas que no puedo comer. Pero lo que sirvieron sí podía

Entremés(ese no pude, aunque se me antojó terriblemente), justo iba a comer un poco

-Hey, esto tiene nueces, tú eres alérgica a las nueces
-Pero  voy a comer solo un poco
-¿Te tomaste las pastillas?
-Sí
-Las de la alergia
-Esas no
-Entonces entremés no comes

Plato principal: lo comí todo

Postre (tenía nueces) pero me valió la vida y me lo comí, la verdad casi no tenía nueces.

-Tiene nueces
-Pero quiero postre. ¿Le ves las nueces?
-No
-Entonces me lo voy a comer
-Entonces eres una mañosa
-No me vuelvas a decir que soy una mañosa
-¿Frase prohibida?
-Sí. Y dame tu postre que me lo voy a comer, tú eres alérgico a la piña

Así que  me comí dos postres.

Terminé de comer, le recordé que no bailaba nada bien y dicho eso nos fuimos a bailar.

-Vamos a bailar y cantar hasta que ya no podamos más.

Resultado: quedé afónica, y con dolor de pies. Y con unas carreras en la agenda

-Entonces sí vas a correr conmigo
-Sí y vas a pagar tus comentarios de que voy a estar obesa por comer dos postres y tres trozos de pan, te vas a tragar tus palabras cada kilómetro y luego vamos a ir a desayunar.
-Ya, ya, ya sabes que el obeso aquí soy yo. No me importa te vas a acordar de mí, así que empieza a entrenar ya.

Y nos la pasamos muy bien, entre que me jodía a cada rato y nos contamos historias que por diversas razones estaban enlatadas.

Al día siguiente tuve un bajón de ánimo terrible pero supongo que así es esto.

Él muy granuja, me preguntó que si un amigo me había llamado para preguntar cómo estaba

-Sí, me ha llamado un par de veces
-Y él todo amor (lo dijo con sorna)
-Pues no sé sí todo amor pero preocupado por mí si ha estado, hasta me ha contado varias babosadas que le reconozco su mérito.
-Como me caga ese hombre, qué te dijo "hola flaquita"
-Pues para caerte mal lo conoces muy bien
-Me cae mal pero reconozco que tiene su gracia el güey, tan la tiene que me cae mal por eso. Por chilango me cae mal.
-Es defeño
-¿Vamos a entrar en un debate por eso?
-No. ¿Dónde naciste?
- ...Carmen, se me perdió la cadenita...

Mi amigo tiene ese humor que le tolero y creo que él me tolera.

Y sí, mis amigos, lo de verdad, ha estado al pie del cañón. Y yo, pues pues, pues, entre azul y buenas noches

2 comentarios:

Lidia'Soto dijo...

El proceso... Momento difícil ¿eh?
No pude evitar proyectarme en algunos momentos. Creo que he sido un poco más cobarde, me he caído tantas veces... que en esta última ocasión he querido lidiar con ello yo sola. No ha sido fácil, de hecho cada vez se me complica más.

No trataré de decir nada del tipo "ella se lo pierde" o cosas de ese estilo, porque creo, que es lo que menos necesitamos, eso no cambia las cosas, menos nuestros sentimientos de amor por la persona.

Simplemente, diré que deseo que esto sea mucho más llevadero pronto, que la tristeza disminuya y que las sonrisas puedan percibirse más sinceras y alegres.

Un abrazo nena :)

Ari dijo...

Meses sin leerte y me topo con ésto:

"Tampoco se me olvida que vivo uno de los procesos más crudos de mi vida, y hasta ahora el acto amoroso más grande que nunca pensé tendría que hacer: el dejar ir, el desapego."

Quiera o no aún sigo desapegándome.