ribbon

viernes, 21 de marzo de 2014

Correr.

En varios post he mencionado por qué comencé a correr.  El año pasado decidí comenzar a inscribirme en las carreras, ya que, en mi ranchito un auge por correr se estaba generando.

Hace unos años se instauró lo que se conoce como ruta recreativa, es decir que se cierra un tramo de 5 km. Al inicio en ese espacio se colocaban diversos stands: para hacer zumba, adoptar perros, informar sobre esterilización de mascotas, venta de artesanías, etc. Las personas pueden llevar a sus mascotas. Luego esos 5 kilómetros se utilizaron para correr y desde la primera vez que se hizo cada domingo suele darse una carrera, cuando son 5 y 10K, los 10 K se extienden hasta el centro de la ciudad.


Desde esa primera carrera siempre hay carreras, luego surgió carreras Saltillo que no es otra cosa que el órgano gestionador de todas las carreras habidas y por haber. Hay carreras de todo y por todo. Todos quieren su carrera: los gimnasios, los colegios, las universidades, las tiendas de uniformes, las pastelerías, los periódicos, y un largo etcétera.


Sé que hay gente que efectivamente va a correr para bajar sus marcas y demás. Personalmente corro (si me fijo en mi tiempo y demás) pero corro por el mero placer de correr y sí me importa que las personas obesas que van corriendo con su ropa de 32 kilos menos de los que tienen no me rebasen.Pero en general me divierto y me divierto mucho; me fascina sentir como el aire golpea mi cara, escuchar las canciones y sentir como mi cuerpo se va sintiendo mejor mientras corro.

Este año me propuse comenzar a inscribirme desde inicio de año pero don esguince hizo de las suyas y estuve fuera de circulación todo enero y casi todo febrero. A mediados de enero ya comencé a correr de nuevo pero sin inscribirme en carrera alguna, ya en febrero volví a correr y...me resentí....y dije carajo puta madre, porque esa vez llevaba muy buen ritmo y demás...habría llegado en un buen sitio, pero le vi el lado bueno, aún resentida pude terminar la carrera.



En sí, lo que da pie a esta post es que en la carrera del 16 de marzo(que fue de un periódico y no hubo costo de inscripción, solo tuvimos que llevar 2 kilos de ayuda cada corredor) se inscribió mucha gente,demasiada, supongo que porque el costo de inscripción fue inexistente porque la verdad mucha gente no paga por inscribirse a una carrera y también es cierto que han existido carreras con costo de inscripción muy altos y la playera, kit de recuperación y demás están muy del carajo. Total que en esta carrera fue mucha gente, iba tranquila, escuchando música, corriendo feliz de la vida pero me dio mucho gusto ver a muchos señores en sillas de ruedas que llevaban a sus perros (perros de razas grandes) siempre he querido tener un perro de raza grande...no sé un gran danés, un antiguo pastor inglés, un san bernardo...un perrote con cara de niño bueno, que se deje abrazar y me llene de baba, me deje toda mojada cuando lo bañe. Volviendo a , también había muchos chihuahueños que de un tiempo a la fecha los chihuahueños polulan por doquier (es que no soy afecta a estos perritos), iba mucha gente con andadera, incluso vi a una señora caminando muy tranquila y feliz con sus piernas de titanio, ajá así como el teniente Dan.


Todo lo anterior me dio mucho gusto porque tengo amistades que no hay poder humano que las haga mover el trasero de su silla, que dicen que no corren, que le s da flojera, que para qué. Pero hoy al ver a toda esa gente feliz de la vida, sin limitaciones mentales me dio mucho gusto, se me llenó el pecho de alegría, cuando vi que un señor en silla de ruedas le colgó la medalla a su pastor inglés porque lo acompaño fiel y valiente durante los 5 Km. definitivamente me di cuanta que la humanidad no está tan podrida.


Corramos, pues.

No hay comentarios: