ribbon

domingo, 1 de junio de 2014

Huevos homosexuales

Entre vueltas y regresos se gesta este post. 

A este punto de mi vida no me imagino viviendo en el clóset. Por qué, porque sencillamente no concibo vivir ocultado o maquillando mis preferencias.  Si bien no vivo con un letrero de un arcoiris neón colgando de mi cuello tampoco tengo empacho en decir: me gustan las mujeres. Siempre he dicho que la naturalidad con la que no tome las situaciones, muchas veces casi siempre, es como las tomará el resto de la gente. Sobra decir que siempre hay excepciones.


Es desagradable que el salir del clóset tenga que existir, sería magnífico si eso no tuviera que ser. Pero vivimos en un mundo: 

  • Heteronormativo
  • Falocéntrico
  • dicotómico
  • Diestro
  • Que percibe en blanco y negro
  • De no lectores
  • De gente que no cuestiona y critica lo que se le presenta

Eso entre muchas otras cosas.

Cuando se sale del clóset: uno ya vivió un proceso (de introspección, de si sí o sí no, algunos pasamos por más fases, otros los tienen muy claro desde el segundo cero) pero el proceso con sus variantes todos lo vivimos. Luego viene el hablar con nuestros papás (porque son nuestro primer núcleo, son el ancla) son los que en teoría tienen que estar cuando el mundo de afuera te diga: joto, desviado, manflora, lencha, tortillera y muchas veces antecedido del pinche: pinche joto, pinche puto, pinche lencha...pero esto no siempre ocurre. A veces en la familia, en esa supuesta ancla de amor y miel sobre hojuelas es de donde proviene el primer rechazo.


Cuando dicen que "el miedo es canijo" o "el miedo es cabrón" no están  en un error: el miedo paraliza, te bloquea, hace que te orines del miedo y simplemente no hagas eso que quieres hacer. El miedo puede durar desde unos minutos hasta convertirse en un modo de vida.


Hace tiempo una amiga me comentó algo que le da el título a esta entrada "qué huevos para ser gay, felicidades" pues de entrada huevos no tengo ni quiero tener. Miedo sí tuve. No sé cuántas veces mi mamá me preguntó si era gay y yo POR MIEDO me hice la loca y no le dije nada....al paso del tiempo cuando le dije ella  me dijo YA SABÍA, ESPERABA QUE ME LO DIJERAS. Sobra decir que respiré y sentí una ligereza que creo no he vuelto a experimentar. Pero antes del mamá tengo que hablar contigo le dije:

  • No me drogo
  • No estoy embarazada (no pues cómo. y no que esto no sea viable o te linchen si te embarazas pero pues se tiene que avisar, digo no es que un embarazo se pueda ocultar pero al caso es que hay que informar)
  • No robé nada, no le hice nada a nadie
  • No soy dealer de nadie.
Entonces, ya por descarte, supongo, mi madre no se sorprendió tanto o tal vez llevaba años esperando sentada en un banquito imaginario. Eso no quiere decir que no haya vivido su proceso o me haya dicho

  • ¿Hice algo mal?
  • ¿Faltó o sobró algo?
  • ¿Qué te pasó que decidiste ser lesbiana?
  • ¿Desde cuándo?
  • ¿Quieres formar una familia?, ¿Tal vez tener hijos?
  • Yo te acepto pero no sé que piensa la gente de allá afuera y no voy a estar para defenderte.
Supongo que con sus variantes eso que me dijo mi madre es similar a lo que dicen la mayoría de las mamás. Y efectivamente, vuelvo al miedo. Su miedo no de mi homosexualidad , su miedo no es que vaya por la vida tomada de la mano con una mujer si no del trato del resto y el miedo de que como mamá gallina no iba a estar para defenderme a capa y espada si alguien me decía, por ejemplo: pinche lencha (cosa que pasó una vez y mi mamá montó el cólera) pero eso podría ser otro post.

Mi amiga (que no sabe cómo salir del clóset, si camina por una acera o camina por ambas) no sabe ni dónde está el suelo que pisa, vaya, ella no se acepta y eso es otro asunto. Dice que ella no tiene el valor, que no tiene los huevos que yo tengo. 

Coloquialmente pienso ¿ser gay es efectivamente cuestión de huevos?  creo que un tanto pero simplemente uno tiene que ser, porque aunque suene a cliché solo tenemos esta vida como para estarnos escondiendo o dejar de tomar de la mano a la persona que nos de la gana y tampoco se vale dejar el amor porque a alguien a quien nada le debemos y nada nos paga no les parece.

Pienso en mi amiga y no me imagino tener su edad y estar en la posición de que ni ella sabe que onda. De cómo lo va tomar su hija, su mamá. Personalmente, y tal vez una óptica muy tonta porque dicen que cada quien habla según le va y a mí me ha ido muy bien, pero yo veo su caso muy fácil porque:


  • Ya es muy mayor
  • Ya "tiene una vida hecha" y lo entrecomillo porque ella siente que no tiene vida
  • Tiene una hija (yo he sabido de amigas que su mamá o papá les dicen "no importa que seas lesbiana pero ten un hijo) y bueno, no se culpa a los padres, muchos piensan que ser mujer es sinónimo de ser madre a menos que vayas a ser religiosa.
  • Tiene un trabajo estable
  • Ha tenido por lo menos una relación bastante larga y tormentosa, esas de ires y venires de estira y afloja, que qué flojera pero que tanto se nos achacan a las lesbinas
PERO TIENE MIEDO Y DICE QUE NI SU HIJA, NI SU MAMÁ LO ENTENDERÍAN, QUE SU HIJA PADECE DE HOMOFOBIA AGUDA ¡bonito caso! y me da risa porque ¿qué no se supone que somos los hijos quienes salimos del clóset y no el papá o la mamá) me gustaría saber cuántos padres o madres salen del clóset.



 E insisto el miedo es el miedo y te paraliza, a ella ya casi por 50 años. Si lo veo muy fríamente sí puede conseguir a alguien pero si a esa edad no sabes si te gusta la fresa o la vainilla pues estamos fritas.

No creo que se necesiten huevos para ser homosexual porque ya se es, se necesita valor primero para que nosotros mismos nos aceptemos como somos: chaparros, negros, blancos y para tomar de la mano a quien nos de gana.

Y no sé quien lo dijo pero sin miedo no hay valentía.

______________________________________________








No hay comentarios: