ribbon

martes, 23 de febrero de 2016

Listas, listas y más listas... de libros.

No hace mucho tiempo me llamó la atención el BOOM de tantas listas que se genera en los diversos sitios de internet, en definitiva las listas tienen sus ventajas, aunque también es cierto que los excesos no son recomendables.

Mi atención se centró en  que he visto títulos como: los cinco libros que leen las mujeres emprendedoras, los veinte libros para leer en tus veinte, los diez libros para leer antes de que cumplas treinta años, los diez mejores libros en inglés, la lista de los libros imprescindibles. Y eso solo por mencionar algunos. Lo que sobra son listas. Y sí, he leído algunas o muchas y por ello sé de lo que hablo.

Justo pensaba en esa tendencia cuando una amiga  preguntó mi opinión sobre una lista de unos libros MUY BUENOS, o algo así decía el título. Agradezco que me haya tomado en cuenta. A continuación hago someramente una reproducción e incluso mi opinión no solo de esa lista si no de las listas de libros.

De entrada el criterio de bueno o malo no me parece adecuado. Bueno o malo desde la perspectiva de quién?.

Leer es un placer, un privilegio. Lo bueno o malo es un juicio de valor y la escala de valores es personal, por tanto difiere en cada persona. Y aquí que me disculpe Don Mark Twain, quien dijo "Quien no lee buenos libros no tiene ninguna ventaja sobre quien no los lee" y vuelvo a mi punto de los juicios de valor. Hay un montón de libros y todos somos tan distintos que tal vez haya un libro o varios para cada uno de nosotros sin que se repitan. Cada quien es libre de leer lo que le plazca y decidir si a esa persona y solo a esa le parece bueno o no. Por supuesto que las recomendaciones se agradecen pero no se tomen a pie juntillas ninguna lista. Siempre apelen a sus criterio. Nunca será lo mismo una lista que escribió Juan de las Pitas a que Stephen King enliste sus libros preferidos y tomarlos como RECOMENDACIÓN.

Telón de fondo: Insisto, somos diferentes, con telones de fondo distintos, motivaciones distintas, gustos variados y es tan complejo y tan sencillo como que a alguien le guste la vainilla y a otros el chocolate, fin del asunto. Hay quienes lean cómics, libros motivaciones, sagas, literatura rusa, cubana, española, barroca, e t c é t e r a.  Como somos diferentes nos van a marcar cosas distintas. NO CREO que haya una edad para leer,  Y sí, también sentido común: yo como adulto no le voy a dar a un niño el kamasutra. Pero si un adulto lee a Dr. Seuss, va.  A partir de que un niño deja de serlo y tiene suficiente criterio qué lea lo que de le gana.

Leer es un acto voluntario, placentero, jamás impuesto.

Parafraseo a Borges: algún día los libros serán dignos de nosotros y nosotros de ellos.

No crean en las listas, no a pie juntillas. Lean todo lo que se les antoje, si no les gusta ya sabrán que no les gustó, por los motivos que sean , y si les gustó: ya saben por donde.

Nunca juzguen un libro por su portada, ni por su película. Tampoco se sientan menos si no leen lo que "todos" leen o leen lo que todos.

En un país de no lectores, el sencillo y gran acto de leer es atesorable y suficiente. Lean más allá de cualquier lista, armen la propia por sus motivos.

No hay comentarios: